Publicidad

Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

Publicidad

martes, noviembre 08, 2022

Estamos gobernados por la improvisación

Los organismos de protección a la población parece que no atinan cuando se trata de la prevención y deja la población expuesta a la devastación como ocurrió con el huracán Fiona y los torrenciales aguaceros del viernes.

El Centro de Operaciones de Emergencias (COE) publicó una alerta amarilla para el gran Santo Domingo y el Cibao y roja para una provincia fronteriza, pero los resultados muestran que no pegan una.

Con el huracán Fiona se durmieron y dijeron que no tocaría la RD, pero los daños mostraron que la improvisación es el estilo de este gobierno, un sello que acompaña a cada departamento oficial.

Cuando se habla de Obras Públicas lo menos que sucede son problemas con el asfaltado; Salud Pública es un desastre; si observamos el Ministerio de Interior y Policía, el desatino es cosa de todos los días donde amplifican las promesas de un programa de seguridad ciudadana que periódicamente ofrece el presidente @luisabinader, promesa que nunca llega, aunque el mandatario lo presente como un hecho ante el Foro Iberoamericano.

Y este tema merece comentario especial porque es la principal en la lista de reclamos de la población porque mientras el gobierno ofrece, amenaza y advierte, la delincuencia sigue impune.

Recientemente barrios de la zona norte del gran Santo Domingo fueron secuestrados por la delincuencia al estilo Haití. Los maleantes impusieron un toque de queda para negocios y ciudadanos. Ante el reclamo de protección el ministerio Chu Vásquez Martínez dijo que implementaría un programa de seguridad ciudadana.

Ya pasó una semana y no se sabe nada. Y así ocurre con todo. Las promesas quedan en el aire y del gasto del erario lo único que se tiene son sinsabores porque solo aumentan los empleados públicos, las riñas como las de Faride y Roberto o las declaratorias mediáticas  del Canciller.

Entre tanto, el año escolar muestra en provincias niños sin docencia porque faltan aulas, pupitres, libros, maestros y la multimillonaria inversión del 4 por ciento se esfuma en manos de un gobierno ineficiente que solo promete soluciones.

Por Alfredo Freites ;-
Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario