V铆deo (馃摻):/Abinader dice Hait铆 vive una guerra civil de baja intensidad - RDvisi贸n Noticiosa

Breaking

Siguenos en nuestras Redes Sociales

S铆gueme en YouTube S铆gueme en Facebook S铆gueme en Instagram S铆gueme en WhatsApp  S铆gueme en Twitter

Post Top Ad

Responsive Ads Here

jueves, septiembre 15, 2022

V铆deo (馃摻):/Abinader dice Hait铆 vive una guerra civil de baja intensidad

❝Hait铆 no puede esperar m谩s. Su situaci贸n actual la podemos definir como una guerra civil de baja intensidad❞,,,    
Washington D. C.;- El presidente de la Rep煤blica, Luis Abinader, catalog贸 la situaci贸n de Hait铆 como una guerra civil de baja intensidad, que necesita la intervenci贸n internacional.
El mandatario habl贸 durante la Sesi贸n Protocolar del Consejo Permanente de la Organizaci贸n de Estados Americanos (OEA).
“Hait铆 no puede esperar m谩s. Su situaci贸n actual la podemos definir como una guerra civil de baja intensidad. Debemos actuar con responsabilidad y se debe actuar ahora”, expres贸 el jefe de Estado.
Asimismo, indic贸 que el pa铆s no ha podido lidiar un consenso ante la situaci贸n que vive la naci贸n vecina, y por ello acude a reiterar respuestas a  los organismos internacionales, ante la crisis haitiana. Y consigo, abogar por una soluci贸n, la que consider贸 deber铆a ser procurada por los haitianos.

“Rep煤blica Dominicana tiene la necesidad y el deber de reiterar que la m谩s duradera y robusta respuesta a la crisis haitiana deber铆a venir de los haitianos. Abogamos y deseamos que as铆 sea, pero cada vez vemos m谩s lejana la posibilidad”, indic贸.
Se recuerda que este jueves, la Embajada dominicana en Hait铆 cerr贸 sus puertas este jueves por el deterioro de la situaci贸n de seguridad que vive el pa铆s.
«Nuestras l铆neas telef贸nicas y redes sociales permanecer谩n abiertas para compartir informaci贸n 24/7», dice documento de emitido. 

Palabras del presidente Abinader sobre Hait铆:

Rep煤blica Dominicana enfrenta a nivel interno una situaci贸n singular, 煤nica en todo el hemisferio. Nos referimos al impacto que, sobre nuestra econom铆a, nuestra seguridad, y nuestra estabilidad social genera la prolongada crisis en la Rep煤blica de Hait铆.

Los efectos de la crisis multidimensional en ese pa铆s desbordan nuestra capacidad individual y constituyen una amenaza a la estabilidad y a la seguridad de toda la regi贸n.

Para Rep煤blica Dominicana, es una cuesti贸n de seguridad nacional. Quiero repetirlo para que se grabe en la memoria de esta solemne sesi贸n en el Sal贸n de las Am茅ricas: la crisis que desborda las fronteras de Hait铆 es una amenaza para la seguridad nacional de Rep煤blica Dominicana.

Es imposible negar el peligro que representa que un Estado no tenga el control y monopolio de la fuerza sobre su territorio. Nos enfrentamos a la posibilidad real de que bandas criminales que operan en Hait铆 intenten transgredir la integridad territorial y traten de alterar el orden y seguridad ciudadana en nuestro pa铆s.

Hace mucho tiempo que el tr谩nsito de personas y mercanc铆as desde nuestro pa铆s hacia Hait铆 ha sido extremadamente riesgoso.

Nuestro gobierno est谩 haciendo y har谩 todo cuanto est茅 a su alcance para garantizar la paz y la seguridad de nuestros ciudadanos y todas las personas bajo nuestra jurisdicci贸n.

Es por ello, que hemos iniciado la construcci贸n de una verja perimetral en las 谩reas m谩s vulnerables y sensibles. Adem谩s, hemos tomado medidas para prohibir el ingreso a nuestro pa铆s de individuos asociados a estos grupos, y a quienes de manera deliberada atentan contra nuestra estabilidad.

En el 谩mbito multilateral, Rep煤blica Dominicana aboga por mandatos robustos de la comunidad internacional que permitan a las autoridades haitianas tener la asistencia y cooperaci贸n para superar la violencia y sus causas de manera urgente, fortaleciendo las capacidades de su Estado, lo cual, lamentablemente no ha sido posible hasta el momento.

Es por ello, que hacemos un llamado a que esta Organizaci贸n y su Secretario General jueguen un papel relevante en alcanzar los objetivos establecidos en la resoluci贸n del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, n煤mero 2645 del 15 de julio de este a帽o. En ella, se reconoce y legitima el papel crucial que desempe帽an los pa铆ses vecinos, las organizaciones regionales y subregionales, incluyendo esta Organizaci贸n de los Estados Americanos (OEA).

¿C贸mo puede la OEA colaborar?

Primero: Hait铆 ha solicitado cooperaci贸n para mejorar la seguridad de ciertas infraestructuras cr铆ticas, especialmente sus puertos y aeropuertos. Rep煤blica Dominicana ha acompa帽ado este inter茅s y ha respaldado todas las iniciativas que desde la Comisi贸n Interamericana de Puertos se han concebido para materializar este objetivo. Hasta ahora, se ha logrado muy poco; esta es una acci贸n urgente y se deben redoblar los esfuerzos.

Segundo: La Organizaci贸n de los Estados Americanos (OEA) debe asistir en la creaci贸n mecanismos y capacidades relativas al control de armas y municiones que llegan a manos de las organizaciones criminales. Este tema es critico y se encuentra entre los p谩rrafos operativos de la resoluci贸n 2645 del consejo de seguridad de la ONU.

Tercero: Que la OEA, coordine con pa铆ses miembros y la ONU, la capacitaci贸n, entrenamiento y suministro controlado de las fuerzas de seguridad p煤blica, es decir la Polic铆a Nacional Haitiana.

Cuarto: Tan pronto como las condiciones de seguridad lo permitan, es preciso colaborar con las autoridades haitianas para organizar un proceso electoral que d茅 como resultado un gobierno y autoridades electas con liderazgo, legitimidad y respaldo popular. La OEA debe continuar desempe帽ando acciones fundamentales en pro de unas elecciones democr谩ticas, una de ellas es dotar de un adecuado registro civil a toda la poblaci贸n haitiana.

Se帽oras y se帽ores,

Perm铆tanme referirme ahora a nuestras expectativas sobre el rol de la comunidad internacional en cuanto a la situaci贸n de seguridad.

Rep煤blica Dominicana particip贸 del proceso de discusi贸n y negociaci贸n de los t茅rminos del mandato de la misi贸n pol铆tica de las Naciones Unidas que se instal贸 en Hait铆 en el a帽o 2020. Desde la salida de la Misi贸n de la Estabilizaci贸n de la ONU, insistimos en la creaci贸n de mandatos multidimensionales fuertes, financiados de manera apropiada y que atendieran de manera prioritaria las necesidades definidas por las autoridades haitianas.

Dos a帽os como miembros no permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU no fueron suficientes para lograr comprensi贸n plena de la urgencia. El resultado de esta incomprensi贸n es la crisis que estamos viendo hoy. Saludamos el trabajo que actualmente realizan desde ese 贸rgano, dos Estados miembros de esta organizaci贸n: Estados Unidos Mexicanos y Brasil. Su participaci贸n entusiasta y decidida es fundamental y aqu铆 quiero reconocerlo.

Se帽or Secretario General,

Hace apenas unas semanas recibimos su informe sobre la situaci贸n en Hait铆.

Cargadas de realidad, sus palabras se hicieron eco de un sentir colectivo que antes nadie hab铆a capturado de manera tan sucinta. Ahora es el tiempo de las acciones, de nuclear los esfuerzos y de impulsar procesos transformadores. Nos consta su esfuerzo y las gestiones que en favor de Hait铆 usted viene realizando.

Tambi茅n somos conscientes de lo que muchos de los pa铆ses aqu铆 reunidos a lo largo de los a帽os hemos dispuesto en recursos humanos, econ贸micos y t茅cnicos para asistir en materia humanitaria, recuperaci贸n ante desastres naturales y de seguridad al pueblo haitiano.

Entonces, ¿Qu茅 ha faltado? Esa es la conversaci贸n que debemos tener.

Rep煤blica Dominicana solicit贸, y as铆 se ha decidido, que la pr贸xima Asamblea General de la OEA d茅 pasos en este sentido, y desde all铆 se creen las bases para un intercambio constructivo y fluido con el gobierno haitiano, la Organizaci贸n de las Naciones Unidas, y todos aquellos que tengan el deseo y la voluntad de cooperar y asistir.

Hait铆 no puede esperar m谩s: Su situaci贸n actual la podemos definir como "Una Guerra Civil de baja intensidad". Debemos actuar con responsabilidad y se debe actuar ahora. Una vez m谩s, Rep煤blica Dominicana tiene la necesidad y el deber de reiterar que la m谩s duradera y robusta respuesta a la crisis haitiana deber铆a venir de los haitianos. Abogamos y deseamos que as铆 sea, pero cada vez vemos m谩s lejana la posibilidad de entendimiento y consenso en esa vecina naci贸n.

Distinguidos representantes.

Si las Am茅ricas es una zona de paz, como dije hace un rato, se debe en gran medida al sistema interamericano, cuya columna vertebral es esta organizaci贸n. La OEA tiene hoy tanta vigencia como hace 74 a帽os. Nos ha permitido generar espacios de di谩logo, armonizar nuestros sistemas jur铆dicos, fortalecer la protecci贸n de los derechos humanos y en general, crear valores democr谩ticos compartidos.

Creo firmemente, que esta organizaci贸n tiene muchos frutos m谩s que brindar a nuestros pueblos, e invito a todos nuestros gobiernos a seguir trabajando por reformarla.

Todos nos enfrentamos a retos locales, regionales y globales, pero solo con una leal cooperaci贸n entre los Estados podremos dar respuesta adecuada a cada uno de estos problemas.

Nuestro pa铆s siempre ha ofrecido m谩s soluciones que problemas, y en esa l铆nea vamos a seguir trabajando: aportando, dialogando por un continente en paz, m谩s justo, inclusivo y solidario.

Una Am茅rica m谩s pr贸spera, justa y respetuosa de los derechos humanos, es el compromiso de la Rep煤blica Dominicana.

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Bottom Ad

Responsive Ads Here

Pages