Publicidad

Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

Publicidad

Estado del Tiempo

martes, mayo 10, 2022

Acuerdo afecta lucha anticorrupción

El proyecto de reelección del presidente Luis Abinader arrima obstá­culos cotidianamente de­bido a que su gobierno se ha convertido en una is­la rodeada de problemas. Cada día una torpeza aleja su meta.
El último escánda­lo que estremece los me­dios de comunicación es la inconducta policial, tema que Abinader dijo en campaña que resolve­ría pero ha resultado to­do lo contrario: la Poli­cía está peor porque pasó de asesinar civiles, como la pareja de pastores y la señora de Boca Chica, a convertir los destaca­mentos en centros de tor­tura y muertes. Nada de reforma policial.
La economía se deterio­ra y el gobierno parece dar palos de ciego al autorizar la importación de rubros de producción local para dañar todo el aparato pro­ductivo y buscar más pe­sos para comprar dólares.
Abinader tiene buenas intenciones y se faja, pe­ro el contexto no lo ayu­da y por carecer de recur­sos incumple promesas mientras se endeuda cada día. Coger préstamos de­be tener límites, pero no lo hace mientras suma ad­versarios como Guido y Al­burquerque.

Los números no le dan para la reforma constitu­cional, pero el empeño si­gue porque en fracturar la segunda vuelta a Abina­der se le va vida. Ya se re­veló un supuesto “Pacto de El Mogote” en el que ba­jo cuerda se otorga impu­nidad a Danilo por sus vo­tos congresuales y alejar el PLD de la oposición. Na­die puede estar por enci­ma de la ley, aunque ha­ya sido presidente, pero Danilo y varios de sus ali­cantes siguen gozando sus millones libres y con insolencia. Esta alianza en busca de fuerzas para la reelección podría ser un desengaño histórico para la población que se­guirá perdiendo credibili­dad en la democracia.

Esta reunión de los en­llaves de Danilo con Hipó­lito, su socio de aventuras, deja un mal sabor y no por el costo político para Abi­nader sino para un pueblo que creyó en la transpa­rencia y observa cómo se opaca la persecución de la corrupción.

Abinader pierde brillo.

Por Alfredo Freites ;-
Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario