Publicidad

Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

domingo, abril 11, 2021

La policía desde la raíz

Expresiones,,,   
Los integrantes de la Policía son do­minicanos buenos. Son padres, es­posos, hijos, sobrinos, amigos do­minicanos. Esos agentes viven en los barrios, en las ciudades, en los campos dominicanos. Ellos quieren hacer lo mejor, no quieren dañar a sus semejantes. Quieren vivir tranquilos en sus vecindarios. Los jóvenes policías llegan a la academia que los forma, cargados de sueños y esperanzas.

Quieren ser buen oficial o un profesional. Unos van porque sus padres o tíos los induje­ron, otros porque desean servir o porque allí encuentran un “ingreso seguro”. El problema de nuestra policía está en la raíz de su forma­ción. La policía fue creada en 1936 para “pre­servar la paz” de Trujillo.

Por eso la academia donde los FORMAN es un lugar de maltratos. Allí pasan hambre y sed. Se les irrespeta, golpea y humilla ante sus compañeros.

El castigo que reciben en ocasiones es tan fuerte, que muchos han muerto en ese proce­so “de formación”. Hasta dormir en paz le es imposible. Otros han “desertado”, aun con­tra su voluntad. Llegan como jóvenes sanos y alegres. Salen monstruos con deseos de ven­garse de todos.

Conozco amigos y parientes, que llegaron a la academia con una visión de la sociedad y han salido transformados. Ahora que el presi­dente Abinader habla de cambios en esa insti­tución, es momento para comenzar desde esa academia.

Erradicar desde su sede, hasta sus instruc­tores, los métodos y mecanismos de enseñan­za. Sustituir maltratos y “boches” por educa­ción, amor y respeto a los demás. Enseñarles cómo lidiar con el ciudadano, como respe­tar y ganarse el respeto. Sacar el fantasma de Trujillo de esa academia. No importaran le­yes, decretos, retiros masivos, resoluciones, cambio de nombre, ni palabras altisonantes. El cambio en la Policía debe ser desde la raíz, para hacer un organismo humano y confia­ble.

Por Tomás Aquino Méndez ;-
tomas.mendez@listindiario.com
Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario