Publicidad

Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

martes, diciembre 29, 2020

Así mueren las organizaciones

Desde antaño, el “Danilismo”fue una fuerza a lo interno del PLD, que siempre desconfió de las bases.
Las elecciones internas del 1999 fueron un claro ejemplo de lo escrito.
Se amarraron los votos orgánicos para derrotar a Jaime, el preferido de las bases del PLD.

Luego de haberse impuesto a las bases del PLD, el “Danilismo”volvió con una nueva estrategia ese partido de organismo, ya no servía para los propósitos ulteriores; había que ingresar con rango político a figuras como el difunto Juan de los Santos.


Con ese propósito el Danilismo despatillo al PLD, tirando al zafacón los principios y postulados del fundador de la organización, Profesor Juan Bosch.
Con el discurrir del tiempo, el PLD devino en una maquinaria electoral.
El “Danilismo”es la pura instrumentalización de las bases.
Con la llegada de los advenedizos de la sociedad civil, “Danilismo”mutó en una corriente ilustrada, ya hacia poses de lo que nunca habían reivindicado,
el academicismo político, las citas de politólogos acreditados como Geovanni Sartori, saltaban por doquier, se repetían como un mantra, autor preferido de Camejo, el del “atraco político”
Los letrados leales al régimen, le hicieron un paquete de leyes a la medida, para enfrentar a Leonel Fernández; sabía que Leonel, los barrería en una contienda interna en el PLD.
El régimen electoral, era la coartada perfecta para la estocada al líder. Hicieron una ley, que solo le faltó ponerle: “Ley de partidos y organizaciones políticas Fernández Reyna” la misma estuvo, plagada de inconstitucionalidad. Los tribunales, no les quedo de otra que ir anulando artículos por artículos el mamotreto legislativo.

El “Danilismo”defendió oportunistamente las primarias abiertas, no por convicción democrática, sino para instrumentar su fraude contra el líder.
El plan había sido concebido perfecto: primarias abiertas, pero en principio, era para legitimar al presidente en ejercicio, utilizado todos los recursos del poder, para en una especie de referéndum popular, lograr imponérselo al partido y al líder, Leonel Fernández.
Ante el aborto de esa posibilidad, vino el plan “B” la reelección en cuerpo ajeno.
Con el Penco, llegó la pesadilla al “Danilismo”, la derrota, fue la respuesta de un pueblo, hastiado ante el constante irrespeto a su dignidad.
Ante la derrota, el Danilismo, pretendió, levantar la moral, de sus alicaídas bases. Hablaban de un partido ágil y moderno...; de volver a esa esencia del partido de Bosch. Para algunos románticos, esos cánticos les recordaban, el heroísmo, la disciplina y la mística del partido de la vanguardia del pueblode puños encerrados: “servir al partido para servir al pueblo”. Sin percatarse de que el “Danilismo”es coherentes en sus accionar: no creen en nada, que no esté previamente planificado, ellos se toman muy en serio la lealtad genuflexa, para ponerlas en las manos de unas bases, que añoran cobrarles al mesías de las bases del PLD la estafa de haberle seguido durante tanto tiempo, recibiendo la indiferencia durante sus 8 años de gobierno.
Pero el “Danilismo”, siempre tiene una parte de escape aunque la misma suponga un precipicio, se las arreglaron para salir bien librado. Esta vez, luego de abogar por un partido abierto, con régimen electoral incluido, sorprendentemente, se presentan a su Congreso, totalmente deslucido, con resoluciones que nadie acuerda haberla aprobado en los organismos de dirección media y baja. Han creado organismos de dirección más híper inflado, por ende más infuncional.
El “Danilismo”vuelve a sus andanzas antidemocracia, desde la fundación del PLD, sus bases siempre han escogido a su secretario general y a su presidente.
Los miembros del Comité Central, también era elogiados por las bases del PLD.
Así la cosa, el Danilismo juega a reelegirse todos. Aumentando 300 sillas para sentar a los influencers, para que les laven las caras en las redes sociales. El comité político será elevado a 100, igual de infuncional que actual CC. El comité político se reducirá a 15 leales de Danilo Medina. Más los miembros de la OTAN, los cuales seguirán manteniendo poder e influencia en la organización política.
Bajo el “Danilismo”, eso es cosa del pasado, el viejo partido va rumbo a la irrelevancia, penosa la realidad, pero esas es la fórmula del “Danilismo”, no someter a las bases las elecciones para que sigan los mismos y ampliarla, tipo PRD, eso harán con el CP.


Por Fausto Montes de Oca ;-
@faumontes

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario