Publicidad

Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

viernes, marzo 06, 2020

¿Dónde está el PLD?

De aquella “oligarquía de masa” que fue esa organización, según las encuestas más conocidas en el mercado electoral dominicano, solo quedan ecos de su nombre.  Porcentajes ridículos que desafían la razón apuntan a que habrá una derrota humillante para un partido en el poder consolidado por un ejercicio de 16 años seguidos, es decir, cuatro períodos consecutivos.
  No hay duda que los autores de tan magnífico mal resultado electoral esperado han sintetizado el genio del dictador y emperador romano Julio César: divide y vencerás, esa indisposición de unos y otros, que no ha sido obra del contrario, sino de ellos mismos. 
Han sabido prolongar el talento del César y han conseguido al mismo tiempo, facilitar las cosas a quienes lucían congelados en un lugar sin esperanzas de alcanzar el Gobierno.  Resulta realmente incomprensible que, habiendo obtenido tan buenas calificaciones en el manejo de la Economía, (agropecuaria, comercio, turismo, infraestructura); el área social (asistencia en la seguridad social, educación, salud (ciudades sanitarias) empleo, etc. materias todas reprobadas por los gobiernos de los que hoy disputan de nuevo el poder, no decidieran que ese curriculum prevaleciera en la mente del votante. 
Como apuntan los sondeos serán echados del poder por las mismas razones que le hicieron a los que vendrían a sustituirle!, ¡la corrupción, la prepotencia y, peor aún, sin importar el futuro incierto de la eficiencia y la confianza brindadas por las buenas políticas, que son la certeza que habría esperanza.  No hace falta insistir: el peledeismo, que le chirrían las cosas con un candidato inventado y refractario, con fuerte olor a malos manejos administrativos; que no suma los apoyos necesarios, tendría que volcarse en un gran giro hacia un candidato impoluto y eficaz otrora el talismán del partido como es Leonel, para mostrar músculos y competir.  Gonzalo Castillo puede darse el poco apreciable lujo de quedar “fuera de la política”. Sólo ese desplazamiento salva al PLD no cupular.
Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario