Publicidad

Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

martes, julio 30, 2019

Montado en helicóptero

En el desayuno de los presidenciables oficialistas en la casa de Radhamés Segura, la primera preocupación que afloró a la mesa fue la posibilidad de que Gonzalo Castillo entre a la liza.
Carlos Amarante fue quien introdujo el tema y lo hizo a manera de crítica, y nunca una semilla encontró terreno mejor abonado. Todos compartieron su inquietud, una inquietud que podría no solo quedarse entre ellos, sino que podría ser llevada ante el sumo sacerdote.
Ninguno se atreverá a decirlo, pero todos lo piensan, y si el doctor Merengue tuviera oportunidad,  revelaría ese sentir íntimo de cada uno. El discurrir es simple. Cuando el presidente Danilo Medina reunió al grupo y le hizo saber que no estaba en ánimo de intentar otro mandato, y que quedaban en libertad de buscar la candidatura, todos renunciaron.
No lo hizo Reinaldo porque no tenía cargo en el Ejecutivo, y en el Legislativo era otra la circunstancia, y Francisco Javier García tampoco, excluyéndose de la carrera presidencial.
Gonzalo Castillo no hizo ni una cosa ni la otra, y continuó con la baza reeleccionista, primero a medio brazo, y más adelante, a brazo entero.
La queja es que resultó más inteligente que los demás, pues se guardó, ganó mérito ante el mandatario y sus seguidores, y cuando los entiende agotados, aparece como pieza de recambio.
Imagen fresca, recursos en abundancia. La inequidad se ve a leguas, y lo desafinado tiene que corregirlo el director de la orquesta, mucho más si es quien tiene la partitura. No han vuelto a reunirse de conjunto ni han ido con el chisme donde el presidente Medina, pero el disgusto existe y no es el ambiente más adecuado para relanzar la caza del octubre morado.
Con las ventajas de Leonel más que suficientes para que ahora sorprenda Castillo montado en un helicóptero y con la Virgen de la Altagracia de su lado.
No saben cómo reventarán el “naciíto”, pero de que molesta, molesta, y lo apremiante de una igualdad de condiciones, para que la competencia sea justa y sana, no se discute.
Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do/@orlandogildice
Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario