Publicidad

Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

jueves, mayo 30, 2019

En marzo, Danilo garantizó no volver

El precandidato presidencial, miembro del Comité Político y exministro de Economía, Planificación y Desarrollo, Temístocles Montás, acaba de revelar al periodista Miguel Guerrero que el presidente Danilo Medina prometió en una reunión en Palacio no modificar por segunda vez la Constitución para habilitarse y postularse por tercera ocasión consecutiva. Y que esa fue la razón por la cual varios funcionarios renunciaron a sus cargos para hacer proselitismo.

Medina fue candidato en 2000, pero perdió ante Hipólito Mejía; volvió para los períodos 2012-2016 y 2016-2020, y ganó las elecciones. 
Se refería Montás a parte de lo tratado durante un diálogo escenificado en la primera semana de marzo de 2019 con los aspirantes presidenciales, considerados delfines del mandatario: Andrés Navarro, Carlos Amarante Baret, Francisco Domínguez, Reinaldo Pared y el propio Montás, entre otros. Y allí, él –ha dicho el precandidato– los motivó a seguir el activismo.
El 18 de agosto de 2018, el presidente había prometido a la conductora de televisión Jatnna Tavárez referirse a la reelección en marzo de 2019, aunque adelantó que tiene una decisión tomada. Rehusó adelantar detalles.
De todos modos, el veterano político de San Cristóbal ha advertido que la introducción de un proyecto de reforma para rehabilitar a Medina, formalizaría la división del PLD, aunque ha estimado que no hay suficientes votos para aprobarlo, ni consenso en el CP, lo cual –presume– habría retrasado aprestos para acometer tal acción.
UN EMISOR DE PESO
Aunque Montás fue encarcelado en el penal de Najayo tras ser acusado por la Procuraduría General de participar en la red de corrupción de  Odebrecht, y, por ello, sustituido como ministro de Industria y Comercio, se le atribuye una relación estrecha con el presidente Medina. Archivado de manera provisional su expediente y ya absuelto, el dirigente peledeista no ha expresado rencor contra Palacio y el Ministerio Público.
Su destape en el televisual Conexión 32, adquiere, por tanto, una connotación diferente. Se trata de una fuente de primera línea cuya revelación debería tener la fuerza de la verdad.
El presidente no habló al país en marzo de este año, como prometió a Tavárez en agosto pasado. Tampoco en abril, ni en mayo. En marzo, en una fría oficina de Palacio, sí le ha comunicado su “decisión tomada” a una parte de los aspirantes presidenciales, tipificados por opinantes como sus puntas de lanza: no intentará la reelección. Uno de los presentes lo ha testificado.
Sí es así, habría escogido bien. El solo intento en la dirección contraria sería catastrófico. El camino está minado metro a metro. Las opiniones que reflejan malestar se han convertido en fuertes actitudes de rechazo. Y la temperatura local e internacional sube cada día.
El 14 de junio de 2015, la Asamblea Revisora proclamó la nueva Constitución, tras aprobar en la víspera la modificación para restablecer la reelección por dos períodos consecutivos del presidente Medina y nunca más.
Tal reforma fue el producto de un consenso en el CP, que implicó el retiro del precandidato y presidente del partido, Leonel Fernández, y acuerdos de reelección de legisladores. Aunque la crisis que sacudió al partido morado fue aguda, el panorama político social, local y global, resultaba llevadero.
Ahora, la atmósfera luce muy enrarecida, con un creciente rechazo social a un proceso similar. Cualquier intento no bastaría con vencer a LF en el CP y en el Congreso, donde el poder del Gobierno se hace sentir. Las corrientes negativas externas son fuertes y variadas. Ponerse anteojeras y desafiarlas representaría el principio del fin del PLD en el Gobierno.
Pero si DM actúa cónsono con la promesa que –de acuerdo a Montás– hizo en marzo a un grupo de precandidatos presidenciales- exfuncionarios de su gobierno, y la inteligencia emocional y política no abandona al liderazgo, en poco tiempo el PLD tendría a LF como su candidato oficial, y el 20 de mayo de 2020 ganaría las elecciones sin mayor dificultad. El desaguisado de agitar resabios que distancien a DM-LF para imponer una tercera opción sin terminación, tiene un solo camino: el de la ducha para enfriarse y el banco para descansar mínimo cuatro años.
Por Tony Pérez ;-
Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario