Publicidad

Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

viernes, marzo 22, 2019

La nacionalidad en venta

Es un acto perverso y repudiable la venta de la nacionalidad mediante el mafioso comercio de facilitar a terceros certificaciones falsas de nacidos vivos en algunos hospitales de la región Este.
Ante la gravedad de estos hechos, es urgente que la Junta Central Electoral abra una investigación para determinar quienes, en esos hospitales públicos, se han prestado para vender los certificados, principalmente a extranjeros indocumentados.
Por medio de este espurio procedimiento, maleantes de todo tipo, con sicarios incluidos, se han valido de estos documentos para obtener cédulas de identidad o pasaportes y evadir, así, a la justicia de sus países o disfrazar su verdadera identidad frente a las autoridades dominicanas.
Leer también:  Mafia en hospitales vende actas de "nacidos vivos"
La venta de los certificados de nacidos vivos también ha sido aprovechada por indocumentados extranjeros para hacerse pasar por dominicanos y gozar de todos los derechos acordados a los ciudadanos de este país.
Es una vía simple, menos engorrosa y más expedita, para eludir los requisitos establecidos en el plan de regularización de extranjeros, pero esto entraña una burla a la ley y sobre todo a la Constitución, que establece claramente las reglas de la ciudadanía y la residencia.
La venta de la nacionalidad es un crimen de lesa patria, si lo asumimos en función de todas las consecuencias negativas que entraña.
A raíz del descubrimiento del caso del sanguinario narcotraficante colombiano Alberto Jiménez Monsalvo, apodado Machete, que operó impunemente con sus sicarios en el país gracias a una cédula de identidad preparada por empleados inescrupulosos de la JCE, la identidad nacional quedó seriamente en entredicho.
Y las denuncias de ahora de casos detectados en hospitales que venden los certificados de nacidos vivos, viene a constituir otra prueba elocuente de que en el país existe una bien estructurada fábrica de falsas identidades.
Cédulas falsas o carnets falsos que permiten la residencia y el trabajo temporal en el país, sobre todo a haitianos, han sido decomisadas por pilas por la alcaldía de Santiago en sus redadas para desalojar a los inmigrantes ilegales que operan negocios en las vías públicas de esa ciudad.
Le compete a la Junta Central Electoral, en primera instancia, esclarecer las denuncias que este diario ha recibido sobre esta modalidad de venta de la nacionalidad, y le compete a los sectores responsables de la sociedad reclamar enérgicamente el cese de estas perversas manipulaciones.
Tomado del editorial de
La nacionalidad en ventade la fecha ;- 
Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario