Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

jueves, diciembre 27, 2018

"Yo no tengo miedo"

Cuando hay que meter preso a un amigo...
Como cabeza del órgano de justicia responsable de la persecución de los delitos penales, el procurador Jean Alain Rodríguez reconoce que hay riesgos, pero a seguidas afirma de forma categórica: “No tengo miedo”.
“El miedo es algo que lo debe tener quien hace lo incorrecto, pero cuando estás haciendo lo correcto no hay por qué tener miedo; actúa y obra con criterio, con conciencia”, subrayó.
Al responder preguntas  durante el Desayuno del Listín Diario, el procurador consideró que solo la persona que obró mal en el pasado pudiera ser objeto de chantaje y de extorsión, pero expresó que no es su caso.
“De hecho han intentado, y lo he dicho en público en cientos de ocasiones, yo sigo muy tranquilo, porque lo único que he hecho es trabajar”, acotó.
 Por eso no titubeó cuando el director del Listín Diario, Miguel Franjul, le preguntó ¿qué has sentido  cuando metes a un amigo preso?  La respuesta fue  precisa: “Deber cumplido”.  Luego explicó que está haciendo  lo que dijo el 16 de agosto de 2016 cuando levantó su mano derecha y juró al país que haría cumplir las leyes.  “Eso me da satisfacción, la satisfacción del deber cumplido”, expresó.  
 Sostuvo que cuando decidió entrar en el servicio público fue para poder cumplir la ley y hacer aportes a la sociedad.
Recalca que no ha sentido miedo cuando ha adoptado medidas severas, y enfatiza que han sido muchas, incluyendo con el tema del narcotráfico y el sicariato.  
Reconoce que hay riesgos, pero enfatiza que eso se maneja.  Aseguró que ha enfrentado los propósitos de partes interesadas por influir en las decisiones del ministerio público.
El encuentro con el procurador fue encabezado por el presidente de la Editora Listín Diario, Manuel Corripio Alonso;  el vicepresidente, Héctor José Rizek Sued, y el tesorero Samir Rizek Sued, bajo la coordinación del director del diario, Miguel Franjul. El procurador asistió acompañado de la directora de comunicaciones, Julieta Tejada, y el asistente de comunicación estratégica, Alexis Moisés.
Un legado
Rodríguez dijo que se propone dejar un legado, introduciendo reformas profundas en el ministerio público. Está consciente que tiene muchos retos. Observa que  el país se ha ido  desarrollando  en los últimos años,  y que esto ha traído más delincuencia y criminalidad. Aspira a lograr una mejoría en el ministerio público y  desde ya afirma que “estamos mejor que antes”.
Se trazó la meta de concluir su gestión con 50 por ciento más de fiscales, porque cree que con un ministerio público más grande y más capacitado, tendrá un mejor resultado.  
Destacó los niveles de  apertura y  transparencia con que se realizan los procesos para garantizar el acceso a las informaciones públicas, a través de un novedoso sistema informático y la creación de una unidad de estadísticas.
La mejoría en los servicios es un logro que exhibe con orgullo. Cita el caso del pago, a través del portal de internet, de las multas por infracciones de tránsito, con la instalación de un sistema elaborado por técnicos de la misma institución, lo cual dijo representó un ahorro de 10 millones de pesos.
Lo mismo refirió de las solicitudes de exequátur para los abogados, que se hace vía Procuraduría. Destacó que se han reducido los pasos y que la mayoría ahora se pueden hacer desde un computador.  
A esto le suma la incorporación de 17 instituciones en el sistema de investigación penal, pues señala que antes el buró de crédito tenía más informaciones que el ministerio público.  Destacó, asimismo, la adquisición de 162 vehículos.
El procurador se siente satisfecho con lo que ha logrado durante la gestión que inició en agosto de 2016.

PROHÍBE QUE VÍCTIMAS ENTREGUEN CITACIONES
El procurador manifestó que para evitar que hombres con órdenes de alejamiento incurran en feminicidios, han capacitado al personal, con un protocolo basado en parámetros internacionales que garanticen la calidad del servicio y la protección.
Sostuvo que también implementan un sistema de monitoreo y supervisión al personal con un régimen de consecuencias. Precisó que una de las primeras medidas adoptadas fue prohibir la entrega de citaciones al agresor por parte de las mujeres. Manifestó que como se daba la excusa en las unidades de que no tenían mensajeros, contrató alrededor de 40 a escala nacional.
Indicó que en un año y pico han detectado dos casos de personas que han desatendido las instrucciones, que fueron sancionadas.
Sin embargo, planteó que debe haber voluntad en la víctima, su familia y amistades.
“Cuando hay un problema de esa índole, la familia tiene que ser solidaria, tiene que ayudar hasta que uno pueda tomar las vías de consecuencias, porque hay un debido proceso y se debe probar que no sea una querella falsa”, señaló.
Expresó que en muchos casos a las mujeres se les ha buscado una solución al problema, pero que muchas veces ellas no quieren ir a casas de acogida.
“Nosotros le hemos dado una protección de 360 grados en lo que obviamente el Estado puede”, apuntó. Pero entiende que se trata de una cultura machista y de desprotección de la familia y amistades.
Recordó que a los hombres se les orienta a través de charlas en el centro de intervención conductual y que tambén que se imparten charlas para fomentar las denuncias, ya que el Código Penal obliga a reportar las agresiones, aunque no sea familia. Manifestó que los médicos están obligados a reportar, por lo que ahora disponen de un formulario para registrar esos casos y llamar a la fiscalía, para darle protección.
Por Wanda Méndez ;-
Print Friendly, PDF & Email