Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

viernes, diciembre 28, 2018

Hay que sacar esos haitianos de Valle Nuevo

La idea de desalojar a los productores dominicanos de Valle Nuevo, Constanza, para proteger el Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier de toda depredación forestal, ha quedado malograda por la intrusión de cientos de haitianos ilegales, aprovechando una evidente falta de control de las autoridades llamadas a la preservación de esta privilegiada fuente de agua del país.
Por virtud de la resolución 14-2016, el Ministerio de Medio Ambiente prohibió toda actividad agrícola y pecuaria, así como los asentamientos humanos en esa zona, en interés de poner freno a los desmontes y cultivos que ponían en peligro los recursos naturales y el equilibrio ecológico de allí.
No fue fácil sacar a centenares de dominicanos que habían hecho su hábitat en esa zona y vivían de la actividad agropecuaria. Hubo que reasentarlos en una villa que se construyó para esos fines y otorgarles las debidas compensaciones monetarias, aparte de ayudas en herramientas de trabajo.
Sin embargo, y de manera inexplicable, la normativa gubernamental ha sido violada por haitianos ilegales que se apoderaron de la zona, ocuparon algunas viviendas desalojadas y se están dedicando justamente a las actividades prohibidas por la resolución 14-2016.
Ante tan insólito e inadmisible irrespeto, no queda otro camino al Gobierno que desalojarlos de inmediato y tomar efectivo control de ese parque nacional para protegerlo de la depredación a la que lo están sometiendo los intrusos ilegales.
Es absurdo que habiéndose producido un desalojo masivo de dominicanos de distintas comarcas que componen el parque de Valle Nuevo, con todo lo que implica el desarraigo de familias enteras dedicadas al trabajo y la inversión que hizo el gobierno para compensarlas, el plan de protección quede malogrado por estos haitianos, quienes incurren en doble violación: por ser ilegales y por meterse ilegalmente en un terreno protegido de esta reserva nacional.
Esto constituye un atentado ambiental que también debe penalizarse con sanciones a los que permitieron, por soborno, descuido o negligencia, esta brumosa haitianización de Valle Nuevo.
Tomado del editorial de
Hay que sacar esos haitianos de Valle Nuevo
de la fecha ;-
Print Friendly, PDF & Email