Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

sábado, noviembre 10, 2018

¡Borren esas multas!

Para evitar que los usuarios tengan que someterse a un engorroso, injusto y exasperante proceso en reclamo de la anulación de las “multas fantasmas” aplicadas por supuestas infracciones de las leyes del tránsito, lo que procede es el borrón y cuentas nuevas de ese capítulo.
Ahora que la Dirección General de Tránsito y Transporte Terrestre (DIGESETT) y la Procuraduría General de la República anuncian que están embarcadas en la revisión de miles de “multas fantasmas”, es más práctico y aconsejable declarar la anulación automática de las mismas, antes que perder tiempo para llegar a la conclusión de que, en efecto, fueron caprichosas y sustentadas en falsas infracciones.
Lo único que se ganaría con la revisión una a una de las multas es descubrir quiénes fueron los agentes que las impusieron y en base a cuáles pruebas, ya que eso ayudaría a determinar si hubo mala fe o impericia en el trabajo y a corregir tales fallas.
Someter a los ciudadanos perjudicados a un cara a cara con el juez o con los encargados de levantar las actas en DIGESETT, para establecer si una multa es o no fantasma, no servirá para nada si ya se sabe que estamos frente a un problema de bulto, cuestionado, puesto en entredicho.
Lo que procede es, repetimos, declarar administrativamente una amnistía.
No cobrar esas multas fantasmas y otras que, por estar bajo sospecha de legitimidad han pasado a formar parte del expediente de un acusado de infracción, es más expedito y resuelve de cuajo un problema por el que cada día acuden centenares de personas a la DIGESETT a protestar por la magnitud de las mismas.
Una vez declarada la amnistía, es deber de la DIGESETT tomar todas las previsiones de lugar para que sus agentes no vuelvan a incurrir en esos deslices, vale decir, en un procedimiento ilegal, injusto, como es el de la fabricación de multas sin ninguna causa real.
Tomado del editorial de
¡Borren esas multas!de la fecha
Print Friendly, PDF & Email