Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

miércoles, octubre 03, 2018

Los pastores del demonio

La iglesia universal, desde sus orígenes, ha peregrinado en el mundo de la mano de incomparables paradigmas de fe, bondad y solidaridad, pero también de agazapados personajes que han sucumbido a las peores y más aberrantes flaquezas humanas.
Una larga cadena de episodios en que aparecen sacerdotes violando niños, niñas y adolescentes o practicando y fomentando promiscuas relaciones sexuales con personas de su mismo sexo, han llenado de vergüenza y humillación a la milenaria institución creada por Jesucristo, el hijo de Dios que vino a redimir a la humanidad.

La magnitud de esos episodios ha obligado al Papa Francisco a denunciar que la iglesia “está bajo ataque del demonio” y a temer que pueda ser dividida y expuesta a un gran cisma a consecuencia del uso instrumental de tales escándalos y al entredicho que ellos causan a la fe.
Aquí también la iglesia ha experimentado las consecuencias de actos incorrectos e indecorosos perpetrados por sacerdotes perversos, entre ellos, insólitamente, el exnuncio del Estado Vaticano, Josef Wesolowski, un impenitente violador de niños que deshonró su misión.
Recordamos que, en su momento, el cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez pidió perdón públicamente a las víctimas de esos curas abusadores y a sus familias, a la vez que reclamó a la justicia que actuara con firmeza y claridad en la dilucidación y penalización de estos actos.
En un valiente y responsable ejercicio de su liderazgo eclesial, el Cardenal propició un línea de acción para purificar a la iglesia, sacando del ministerio a quienes lo ejercen indignamente y llevando a cabo una depuración más estricta de aquellos que ingresan a los seminarios a prepararse para el sacerdocio.
Las desgarrantes y sobrecogedoras confesiones hechas al LISTÍN DIARIO por varias personas sexualmente violadas por sacerdotes, que hemos comenzado a publicar bajo la serie de reportajes “Pedofilia, los pastores del demonio”, obligan a la jerarquía católica a no desmayar en esta línea de tolerancia cero y de mayor rigor en el reclutamiento de seminaristas y en el monitoreo de la labor de todos sus miembros.
Tomado del editorial de
Los pastores del demonio
de la fecha ;-
Print Friendly, PDF & Email