Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

sábado, septiembre 15, 2018

Toalla y unidad

En sus esfuerzos por desbrozarle el camino al doctor Leonel Fernández para que vuelva a la Presidencia, el doctor Franklin Almeyda -que no baraja pleitos- ha asumido el delicado papel de respondón o fuerza de choque, atribuyéndole a los adversarios internos que la línea discursiva de defensa que eventualmente maneja, muchas veces invita a encender la pradera morada.
Pero el hombre, como viejo zorro de la política, es un gran estratega, que sabe muy bien cuando pica adelante en defensa de los intereses y las posiciones particulares o institucionales de su líder, cuando contraataca o, del mismo modo, en qué momento conviene tirar una toalla.
Y esto último -partiendo del giro favorable al doctor Fernández, experimentado en el ambiente político-electoral del país en las últimas semanas- es lo que acaba de hacer el influyente leonelista y ex rector de la UASD con Monchy Fadul, habilidoso miembro de una llamada “Otan” dentro del PLD, que insisto en que está desintegrada o coyunturalmente en receso, cuya membresía  apuestan mayormente al que está en el poder. En efecto, el doctor Almeyda saludó de  buena gana unas declaraciones del guabinazo colega de partido, en el sentido de que: “Leonel es una realidad, Danilo tiene impedimento constitucional”. Franklin -lo que refuerza la imagen de “hombro con hombro” mostrada por Medina y Fernández en ocasión de la más reciente reunión del CC-responde de esta manera a lo expresado por Fadul: “Nunca se llega a la división del PLD, aunque se apuesta desde afuera a ella, porque confluimos en puntos de comunión. Lo deja dicho Monchy en esas declaraciones, que con humildad saludamos”. Claro, Fadul -que lleva siendo ministro lo mismo que el PLD en el poder- reconoce que Medina tiene un impedimento constitucional, pero también dice que, cuando sea que se modifique para hacerle justicia, hay que quitar ese transitorio que afecta al gobernante, puesto que es el único dominicano perjudicado al respecto. Olvida el hombre del Cibao, como otros que han argumentado en la misma dirección, que ese transitorio que ahora perjudica a Medina se puso ahí, justamente, para beneficiarlo solo a él, en un momento en que estaba impedido.
Olvidó, también, que -con tropiezos y sobresaltos- debió reformarse la Constitución solo para eso, en perjuicio de muchos otros, y que esa fue la salida política (tras lo de “reelección por reelección”) para evitar la división y una casi segura pérdida del poder por parte del PLD. Dato al margen: en su momento, al comedor ubicado frente al escritorio del “patriarca” de la “Otan” le adicionaron dos sillas, pero ahora se puso uno solo con dos, próximo al baño.
Por Luis Encarnación Pimentel ;-
Print Friendly, PDF & Email