Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

jueves, julio 19, 2018

Transparencia, ante todo

Después del escándalo Odebrecht, la sociedad dominicana se ha tornado más exigente y firme en su demanda de transparencia en el manejo de los recursos públicos y, sobre todo, en la vigilancia de los procesos de licitación que se convocan para la adjudicación o concesión de obras de envergadura del Estado dominicano.
 La tentación de sobornar funcionarios responsables de decisiones que comprometen recursos públicos y las prácticas de acomodar licitaciones a los intereses de empresas que han pagado coimas, han bastado para que la sociedad esté ahora más atenta frente a estos procedimientos, que suelen darse alrededor de los contratos multimillonarios de un Estado.
Cuando se revela que el presidente del Consejo de Administración de la Corporación de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE) ha firmado un memorándum de entendimiento con un consorcio de China para facilitar inversiones multimillonarias en proyectos de energía en el país, sin que haya mediado un procedimiento de licitaciones, surgen las suspicacias.
 La CDEEE ha explicado que, en realidad, el memorándum de entendimiento es una especie de carta abierta para que los potenciales inversionistas puedan hacer sus estudios de factibilidad en las áreas en las que proyectan hacer negocios, no un acuerdo vinculante por virtud del cual se crean compromisos a futuro.
Esta fue la información que debió brindarse al país tan pronto ese memorándum fue suscrito en Beijing el pasado día 5, como una manera de visibilizar el alcance de los primeros contactos oficiales que se han hecho en el marco de las recién establecidas relaciones diplomáticas sino-dominicanas.
El país está atento a esos primeros pasos y, por lo tanto, todo lo que represente avance o posibilidad de concretar intercambios o planes de inversión se verá siempre bajo la luz de la imperativa transparencia que debe prevalecer en los actos del Estado dominicano, para evitar que sucumbamos de nuevo ante las tentaciones de las coimas o de las licitaciones arregladas.
Tomado del editorial de
Listin Diario
de a fecha ;-
Print Friendly, PDF & Email