Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

miércoles, julio 04, 2018

La JCE es aglutinadora no policía

Es perentorio que la Junta Central Electoral (JCE) recobre su autoridad. Si hubo un desliz que pareció resolución para impedir la libertad de reunión y dejar frisado a Leonel Fernández y Luis Abinader, se puede rectificar y no convertir al organismo de elecciones  en policía administrativo.
Los integrantes de la JCE deben aceptar que buscaban una mejoría se equivocaron de medida. Pretender ensanchar el error sería un nuevo fallo, y no judicial. El ente de elecciones puede reunir a los partidos para buscar el ungüento adecuado a la controversia.
Todos sabemos que la JCE es ente aglutinador. Armoniza las disparidades para que discurra por el mejor camino el carromato de las elecciones. Esta labor es difícil y se hace bajo muchas presiones sobre todo cuando el Poder Ejecutivo usa sin descaro el rodillo reeleccionista.
Se comprobó que un lapsus puso a la JCE a tocar la Constitución con guitarra y bandoneón.  En mayo hizo una declaración de incompetencia al responder a un partido y en junio impone sillas de ruedas usando los recursos técnicos al revés. Es como si hubiese leído el texto frente a un espejo o el alemán mental hizo su aparición. En una dice que no puede impedir la libertad de movimientos y en otra decide prohibir el proselitismo. Dice y se contradice.
El viejo tema de Pototo está vigente: el que mete la pata y la saca pronto queda bien. La resolución de la JCE pretende limitar las actividades políticas. Hay una ley de libertad de reunión que carece de sentido si un organismo administrativo, fuera del periodo electoral, hace sus propias normas y las aplica a destajo.
La dirección de la JCE la integran sesudos letrados a quienes se les presume no ser vengativos ni temperamentales que se obcecan en un punto. Se equivocaron. No hay más vueltas. Cambio y fuera. La JCE usó la carabina de Ambrosio. Que no dispara. Su decisión no ha sido cumplida por ninguno de los aspirantes a la Presidencia, y es de imaginar que Leonel, quien inmediatamente contradijo la reglamentación, será otro de los que retomará el paso desde que llegue al país luego de cumplir el destacado rol de ser presidente de la comisión de observadores de la OEA en las elecciones de México. La resolución vigente es un dislate. La JCE debe amarrar su culebrón y facilitar el accionar de los partidos y no pasó nada.
Por Alfredo Freites ;-
alfredofreitesc@gmail.com

Print Friendly, PDF & Email