Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

jueves, julio 05, 2018

Jueza Germán sentencia ventrílocuo

Lo más novedoso en la política es que el procurador Jean Alain Rodríguez debuta como muñeco ventrílocuo para acosar a los jueces de la Suprema Corte de Justicia. El funcionario judicial usa para tales fines a la directora del Pepca, veterana ya en esas lides. La señora Laura Guerrero Pelletier peca de ingenua si cree que con acoso mediático puede manchar la carrera de la juez Miriam Germán, quien sale en defensa de sus colegas.
La actuación de Jean Alain es de un preciosismo deslumbrante.
Se conoce de su uso de periodistas afines para hacer que el juicio a los implicados en el caso Odebrecht se ventile extra-tribunal. Así, si presenta un expediente atado con pruebas anémicas, podría   acusar a la Suprema de estar parcializada. El incidente es parte del proceso y el muñeco-ventrílocuo está incidentado el proceso, creando fondo escénico para salvar una posible chapuza jurídica. El expediente Odebrecht lo usa como un foete político: apresa en puñados a presuntos implicados por sobornos contra quienes reclama prisión, luego sueltan algunos al tiempo que incluye otros, todo por conveniencias políticas.
El show del procurador, que es una judicialización de la política, está conectado con los intentos reeleccionistas del Danilo Medina. A eso se debe que suelten unos, amenacen y agarren otros. Entre los sueltos están los que en la batalla congresual sirven al  pretendido continuismo.
Lo que no sabía el imitador del líder ventrílocuo es que Miriam Germán los iba a poner en su puesto.
En nombre de los jueces serios y ante el extraño silencio del presidente del alto tribunal, que escuchaba las agresiones y se limitaba a poner a Dios como orientador de sus actuaciones, la Honorable jueza, con mayúscula, hace dos epístolas históricas. Miriam Germán no tiene la toga y el birrete de lujo, lo ha demostrado en su carrera, que no se deja avasallar por el poder.
Jean Alain imita lo que está de moda. Actúa como su jefe.  Así como Danilo pone a decir a otros lo que piensa y quiere  como ventrílocuo en perfecto desempeño, el procurador usa a Laura Guerrero Pelletier. La directora del Pepca encarna el papel de chica mala. En el show de judicializar la política es la tremendista para que su jefe escape del proscenio oculto tras sus faldas.
Con dos cartas célebres la jueza Germán sentenció al procurador-ventrílocuo y a su marioneta.
Por Alfredo Freites ;-
alfredofreitesc@gmail.com

Print Friendly, PDF & Email