Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

lunes, julio 16, 2018

Haití no quiere hospitales

Durante muchos años la Fuerza Nacional Progresista (FNP) y la familia Castillo hemos tenido que aguantar estoicamente acusaciones de todo tipo, motejándonos como “miembros de un partido de extrema derecha”, “xenófobos”, que se dedican a sacar provecho político en base a crear un miedo colectivo en la población dominicana frente a un “peligro inexistente” y “fantasioso”, al denunciar la existencia de un plan de invasión del pueblo haitiano sobre tierra dominicana, como paso previo para lograr una fusión de hecho entre ambos países.
La verdad, sin embargo, está saliendo a flote y aplastando con los hechos a nuestros oponentes. Las declaraciones de Su Excelencia el embajador de Francia en nuestro país, Sr. José Gómez, acaba de comprobar que no hemos estado equivocados en nuestras denuncias y advertencias frente a nuestro pueblo. En tal sentido, me permito en este artículo transcribir íntegramente las declaraciones del representante diplomático francés en nuestro país, aparecidas en la edición del periódico Diario Libre del 9 de julio pasado.
“Francia quiere construir hospitales en Haití para ayudar a disminuir la cantidad de parturientas haitianas en la República Dominicana, pero el Gobierno de Haití no ha mostrado interés para que eso se produzca, señaló el embajador de ese país europeo en Santo Domingo, José Gómez”.
“Sí, estamos muy dispuestos a ayudar, con el apoyo de la Unión Europea, a crear centros de salud para que las parturientas haitianas no tengan que cruzar la frontera”, dijo el diplomático.  Gómez enfatizó en que “el problema es que esos centros se tienen que construir en territorio haitiano. “Tiene que haber un interés haitiano por el tema, y hasta ahora todavía no se ha expresado ese interés, entonces es muy difícil hacerlo, pero de nuestro lado sí estamos dispuestos como franceses y como europeos a desarrollar esos centros de salud, pero eso hay que contar con el apoyo y el interés de las autoridades haitianas”, agregó.  El embajador francés explicó que los pueblos de la zona fronteriza son muy pobres, por lo que entiende lo difícil que se les hace recibir en sus hospitales a las ciudadanas haitianas que cruzan para venir a dar a luz en la República Dominicana. “Me parece que crear centros de salud en Haití es una respuesta válida, pero el Gobierno haitiano tiene que ayudar. Eso no está en nuestras manos”, enfatizó.  Dijo que tienen un problema similar en la Guyana Francesa, porque van muchas parturientas de Surinam, por lo que decidieron construir un hospital en la ciudad surinamesa para que las mujeres no tengan que cruzar la frontera.”
¿Por qué no tienen interés, ni el Gobierno ni la élite haitiana que Francia y la Unión Europea le construyan grandes maternidades en su territorio?  La razón para impedir que no llegue ayuda para su pueblo en esta materia no es inocente, ni un contrasentido como pareciera.  Es la esencia de un plan político estratégico de dominio de la parte este de la isla, a través ya no sólo de la invasión física de un pueblo sobre otro, sino a través de la denominada “invasión de los vientres”.
Los haitianos se preguntarán con razón: ¿Por qué vamos a hacer grandes maternidades en Haití si tenemos toda la infraestructura de maternidades y hospitales de la República Dominicana a nuestra entera disposición, de manera gratuita?  ¿Por qué vamos a cortar el flujo de miles de parturientas haitianas hacia la República Dominicana, si los dominicanos son “tan pendejos”, que sacrificando su propia gente se van a hacer cargo de nuestros niños, de manera gratuita, no solamente a nivel de salud, sino a nivel educativo, en la que le darán alimentación a nuestros hijos?  ¿Por qué vamos a parar este río incontenible de parturientas, si los dominicanos son tan “zoquetes” que las dejan allá junto con los bebés, les dan papeles, y posteriormente podrían hasta alegar ser dominicanos por el jus solis?  ¿Por qué vamos a contribuir para que nazcan menos haitianos en la República Dominicana, si la Corte Interamericana de los Derechos Humanos mandó por sentencia al Estado dominicano a cambiar su Constitución y el Fallo 168-13 y a darle la nacionalidad a todo hijo de haitiano, legal o ilegal, que haya nacido en su territorio?
El Gobierno y la élite haitiana razonan con acierto que es un simple problema de tiempo (si se mantiene el actual estado de cosas) que la población haitiana tenga predominio en tierra dominicana. La negativa haitiana a que le construyan hospitales y maternidades está directa y proporcionalmente relacionada a la política del Gobierno dominicano de asumir los problemas haitianos en territorio dominicano.
 Los que están fallando no son los haitianos, somos los dominicanos y nuestro pueblo indiferente y pasivo, que está dejando destruir nuestra nación en sus propias narices, sin reaccionar.  Haití sólo le pedirá a Francia y a la Comunidad Internacional maternidades en su territorio cuando nuestro gobierno detenga de manera terminante el paso incontrolado de parturientas haitianas, lo que está representando hoy una puñalada trapera en el corazón y el futuro de la Patria que nos legaron Juan Pablo Duarte, Francisco del Rosario Sánchez y Ramón Matías Mella y Castillo.
Por Vinicio A. Castillo Semán ;-
Print Friendly, PDF & Email