Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

domingo, julio 22, 2018

El verdadero Duarte

El Juan Pablo Duarte que muchos  dominicanos tenemos que venerar, defender y honrar es aquel que sacrificó a su familia, pidiéndole que le entregara su dinero y sus bienes para ponerlos al servicio de la Patria.
El Duarte que tenemos que venerar es aquel que ideó la fundación de la Sociedad Secreta la Trinitaria para organizar a jóvenes de su época y lograr impregnarle el pensamiento y la valentía de luchar por la Independencia de la Nación.
El Duarte que tenemos que honrar es aquel que aun forzado a vivir en el exilio, siguió pensando que esta tierra tenía que zafarse del yugo opresor.
El Duarte realmente nuestro es aquel que, aunque reconociendo que el pueblo haitiano era un pueblo de hombres valientes, impulsó un movimiento para salir del opresor que ellos representaban en ese momento y que pretendía seguir pisoteando su pueblo.
El Duarte que tenemos que defender, honrar y venerar no está en esa escultura colocada recientemente en la Plaza de la Bandera, ni en ninguna otra, de mayor o menor edad.
El revuelo mediático creado con esta efigie que honra al patricio, es solo eso, un momento de publicidad de quienes desea politizar algo que debe ser solo el símbolo del respeto, el amor y el re cuerdo de que a él debemos lo que somos como nación. Penosamente muchos, muuuuchos de los que han usado las redes para burlarse de la escultura o hacer comparaciones, ni conocen su pensamiento ni sabrían escribir correctamente su  nombre.
Si la escultura es un Duarte anciano o  joven es lo menos importante.
El pensamiento, su ideología, sus metas y objetivos a largo plazo es lo que debe impulsar la lucha que debemos seguir por el bienestar de nuestro país. El Duarte que tenemos que ensalzar es aquel que ideó nuestra nacionalidad.
Al que tenemos que idealizar en su  justa dimensión.
Muchos políticos, empresarios,  comentaristas de radio y televisión que DIZQUE se han SENTIDO ofendidos no saben recitar uno solo de los pensamientos del patricio, ni se han detenido ante su figura o han rendido el honor que merece la enseña tricolor idealizada por él.  Si a muchos les preguntásemos quien fue el patricio, ni sabrían decir porque objetivo dejó a su familia en la miseria.
He visto a muchos que adversan al presidente Danilo Medina, querer aprovechar el tema para sacar partido político, pretendiendo que una figura de cera, barro o hierro, es lo que exalta la figura de alguien que, como Duarte, es símbolo de sacrificio y redención.
Si una escultura es lo que tiene valor para este pueblo, nuestro futuro está en manos equivocadas. La fuerza ideológica de Juan Pablo Duarte es lo que debe servirnos de base para insistir en alcanzar la digna nación soñada por él, que pensaba que “vivir sin patria es lo mismo que vivir sin honor”.
Ese es el Duarte que yo quiero defender, sin poner en primer plano si la escultura que posee en algún lugar corresponde a su juventud o a  sus años de adulto. Si las horas y esfuerzos dedicados a desvalorizar la escultura, fuesen dedicados a hacer algo por el país, tal vez se hicieran realidad los sueños del patricio, que nos invitó a que  “Trabajemos por y para la patria, que es trabajar para nuestros hijos y para nosotros mismos”.
Por Tomás Aquino Méndez ;-
tomas.mendez@listindiario.com

Print Friendly, PDF & Email