Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

jueves, 28 de junio de 2018

Presidente traza límites del poder

El verdadero límite del poder lo establece únicamente un presidente con concepto del buen hacer. Una vez alcanzada la Presidencia de la República el político debe saber, tiene que saber, que sus acompañantes quieren seguir en el poder a cualquier precio porque no serán responsables del castigo histórico. El Presidente de la República es culpable de los desmanes desde el poder y quien carga con las culpas de sus ayudantes. Los tiempos actuales no son los del pasado. Ahora van a la cárcel. Los maltratan y vituperan.
Los lambiscones se alejan, y quienes antes votaron por él escupen en su retrato que rueda arrastrado por las brisas callejeras rumbo al estercolero. Buenas intenciones y hasta excelentes obras de gobierno son olvidadas por la morbosa hambre de escarnio que circula por los intestinos populares cuando se está en entredicho.
Para los que están en la parte inferior de la escalera social no hay nada más placentero que ver un poderoso humillado. Por eso el deseo de retaliación debe ceder paso a la lógica gobernabilidad. La ley del talión que le da origen se abate ante la realidad, así como cede el bambú ante las fuertes brisas. La venganza es un expediente que deja tras de sí una estela de amarguras. Hay que poner al mando la lógica de las conveniencias. Danilo Medina está empeñado en su repostulacion. Sus dotes de ventrílocuo han sido diestramente usadas, pero no bastan. Quizá el poder empaña sus miras o la ambición hace crecer la miopía. La resistencia a lo objetivo es tozudez que raya en inmadurez, y él no es tal. No se trata del escozor por abandono del poder ni urticaria temperamental. Lo que barrunta el tiempo político es un futuro inmediato que como criatura en el vientre patalea y con dolores tendrá su aparición.
El actual gobierno ha desbordado los límites. Los muñecos del poder han traspasado lo sano para embarcarse en desagradables actos de soborno. Quieren hacer cómplices de sus fechorías a los jugadores contrarios para colar su gol reeleccionista. Les ha sido difícil, pero insisten. No cejan. Han ido elevando el precio de compra sin resultados. Los diputados, sobre todo los del PRM que están más expuestos, han mantenido su moral en alto. Mucha ha sido la sed, pero han dejado circular el agua envenenada. El presidente Medina debe volver a sus orígenes. Tiene que poner límites al poder.
Por Alfredo Freites ;-
alfredofreitesc@gmail.com
Print Friendly, PDF & Email