Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

martes, 12 de junio de 2018

Leonel en un México escalofriante

Las elecciones mexicanas han generado en los últimos años tantas esperanzas frustradas en la izquierda que lidera Andrés Manuel López Obrador, que es muy arriesgado aventurar los resultados para los comicios de julio.
 Los sondeos le dan amplia ventaja y no hay duda que las formaciones políticas históricas de México lucen rezagadas ante el avance de una izquierda cargada de responsables políticos poco pragmáticos.
Y en un alineamiento con las dificultades la oferta de cambio político en la dirección del Estado llega en uno de los momentos más tensos en las relaciones comerciales de los Estados Unidos y México después de que el presidente Donald Trump ha puesto sobre la mesa de negociación del TLC (Tratado de Libre Comercio de América del Norte), propuestas y exigencias consideradas inaceptables por México (comercio, migración, empleo, frontera etc.).
No hay dudas que causa expectación en la región, pues el país azteca es un socio muy importante entre la América Norte y Sur y frente a un posible cambio político que conduzca al cambio de modelo productivo y relaciones comerciales, el cuadro de incertidumbre persiste por lo que encarna López Obrador.
Él es todo un “juego de predicciones” para lo excluidos, y que según el mesianismo mítico del izquierdismo latinoamericano siempre ha basado sus propuestas sobre expectativas falsas.
En este México donde la esperanza es bandera de lucha de los que buscan una vida mejor; en un México con 90 millones de votantes registrados; 1,400 cargos a compartir, entre ellos la Presidencia de la República, ocho (8) cargos de gobernadores, y la elección del Distrito Federal, y que al mismo tiempo han asesinado más de 100 candidatos, los partidos tradicionales y los socios norteños (Canadá y USA) siguen expectantes tratando de eludir los embrujos de sirenas del candidato izquierdista, ostentará la dirección de la delegación de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA), el expresidente dominicano doctor Leonel Fernández.
Sus amplios dotes para el arbitraje; su probada erudición, sus grandes apuestas por mejores y mayores intereses regionales y nacionales, y la facilidad y capacidad para la comunicación política, le guardan espacio de relevancia en la ALC para participar de eventos tan importantes como el de dirigir la observación electoral de la segunda economía más grande de la región latinoamericana.
La distinción al expresidente Fernández lo es a la vez a la República Dominicana por su madurez democrática; porque hemos ido borrando aquellas ideas estereotipadas de que los procesos electorales dominicanos estaban cargados de fraudes e irregularidades, y de todos aquellos vicios que desnaturalizan los torneos electorales.
Desde luego, imperfecciones cargamos como los demás países de la región, pero que cada vez más vamos superando.  Una prueba fehacientísima es que venimos asistiendo a través del organismo electoral dominicano en apoyos técnicos y de logística a países cercanos que solicitan de la colaboración.
¡Enhorabuena y con satisfacción consignamos en esta opinión la selección del líder político dominicano que sabrá esforzarse y despejar inquietudes por sus claras responsabilidades para que las elecciones mexicanas sean efectivamente justas y limpias!
Por Manuel Fermín ;-
Print Friendly, PDF & Email