Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

miércoles, 23 de mayo de 2018

Leonel lo dijo, pero no lo dijo (2)

La variable imponderable que ha surgido en estos escarceos sobre las primarias abiertas es la recia posición de Leonel Fernández, hombre tranquilo y de naturaleza conciliadora. Ese que el pueblo entiende como un “hombre decente” saltó al escenario con una posición que ha sorprendido al país político.
No es que haya cambiado, sino que salió su esencia porque “lo mucho hasta Dios lo ve”. En Nueva York el dirigente peledeísta enseñó sus garras de león al manifestar su defensa de la Constitución. Esa firmeza de sus convicciones unió a sus seguidores que encontraron una bandera de lucha, un imán moral.
Leonel argumentó que con la fuerza se puede ganar, pero no convencer y que no importaba lo que pasara “es pa’lante que vamos”. El león rugió, había despertado del letargo. Los contrarios pensaban que cedería ante la presión palaciega y ese fue el error.
El danilismo no miró la veleta política o quizá leyeron mal anemómetro. La orientación popular va en dirección contraria a los intereses reeleccionistas y la fuerza de esos vientos podría derribar al PLD del poder si no ponen atención a la realidad.
La experiencia política hizo que Leonel señalara que los del poder podían creer que habían obtenido la victoria, pero únicamente sembraban la rebelión futura. La certeza de este planteamiento se ha comprobado en las escaramuzas en torno a las primarias abiertas. El sector palaciego fracasó en su intento de imponerlas. Las flores de ensayo reeleccionistas se marchitan en los jarrones de los diputados.
Sin embargo, los acontecimientos dibujan una gran unidad democrática en camino. Los que influyen en el Congreso pautarán un nuevo formato para la Ley de Partidos y de común acuerdo excluirán las primarias por ser el fruto de la discordia.
No obstante las apariencias, la forma en que reaccionó Leonel Fernández ante la sugerencia de Danilo Medina, son visos de entendimiento dentro del PLD. Ambos agrupan al partido. El PLD es sin quizás la fuerza política más poderosa del país y su permanencia en el poder depende de la unidad. Los peledeístas han resuelto muchas divergencias y esta confrontación se encamina a la solución.
El PLD tiene presente el Síndrome Jorge Blanco, quien entregó el poder a sus contrarios por negarse a dejar pasar uno de los propios. Al buen entendedor bastan pocas palabras. Eso Leonel lo dijo, pero no lo dijo.
Por Alfredo Freites ;-
alfredofreitesc@gmail.com
Print Friendly, PDF & Email