Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

miércoles, 16 de mayo de 2018

Cinco nombres y un solo aturdimiento

Ha comenzado a generalizarse en la ciudadanía el temor a una droga con cinco nombres diferentes, pero con un indiscutible y único efecto enervante, que los delincuentes están usando para atracar sin violencia o para violar sexualmente a sus víctimas.
A esta sustancia que aniquila temporalmente la voluntad del ser humano y lo transforma en un autómata que recibe y cumple las órdenes al pie de la letra se le llama de distinta forma: “Droga Zombie”, “Beso del sueño”, “El aliento del Diablo”, “El polvillo” y “La burundanga”.
Las víctimas que han contado sus historias coinciden en describir el estado de levedad que de manera inmediata produce la droga y que las ha hecho actuar dócilmente según las instrucciones del atracador, siendo los casos más comunes los de llevarlas a bancos o cajeros automáticos para retirar dinero en efectivo o hasta los mismos hogares, para sustraer prendas y otros objetos de valor.
Los atracadores usan la droga de distintas maneras: esparciéndolas como aerosoles, impregnadas en alguna papeleta, en una cinta de prueba de perfumes o aplicando directamente un polvillo a la piel de la víctima, lo que le produce escozor y enervamiento mental.
Las fi scalías barriales admiten haber recibido, con frecuencia, las denuncias de mujeres y hombres timados con este método, pero se quedan de brazos cruzados porque no saben contra quién actuar ya que las víctimas no conservan enteramente en su memoria el rostro o las características físicas del que las engañó.
En Casa Abierta, una entidad que trabaja en la rehabilitación de adictos, también se han manejado muchos de esos casos y por esa razón su director ejecutivo ha pedido a las autoridades que realicen una investigación a fondo del fenómeno.
Por la cantidad de casos que se denuncian en las redes sociales o entre familias y grupos de amistades, parece bastante generalizado el procedimiento extorsivo.
Con más razón debe ordenarse un operativo profesional e inteligente de la Policía y las autoridades antidrogas para detectar a los que se dedican al atraco o la violación usando esta sustancia inodora e incolora, que se absorbe por inhalación o por ingestión en una bebida, para que enfrenten esta peligrosa y silente modalidad delictiva.
Tomado del editorial de
Cinco nombres y un solo aturdimientode la fecha
Print Friendly, PDF & Email