Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

miércoles, 23 de mayo de 2018

Al estilo ‘burundanga’

Cuando era muchacho, decir que había una ‘burundanga’ significaba un ‘rebú’, un problema, un ‘arroz con mango’, un lío, juntos ‘mansos y cimarrones’. Hoy, luego del destape noticioso de Listín Diario, conocemos la ‘burundanga’ o ‘droga zombie’ como un polvito capaz de anular la voluntad de quien lo inhale o hasta de quien lo toque. Es una de esas fórmulas que se inventan y utilizan los delincuentes, los malos, para sumir a sus presas, para robarlos, violarlos, para engañarlos u otras diabluras.
Relaciono hoy una y otra definición de ‘burundanga’ como metáfora que me permita  para repasar la cotidianidad del país.
ïï En el ambiente político, la discusión del proyecto de Ley de Partidos es una verdadera ‘burundanga’, convertido en un lío que todos los políticos ‘reclaman’ pero que realmente ninguno quiere, y, torpedean, para que no se haga una realidad, convirtiendo su discusión en una comedia sobre el tema de si las primarias deben ser cerradas o abiertas; ï La carta de los partidos pequeños a la Junta y al Congreso es una muestra de esa hipocresía;  ï En el PLD se disputa la fórmula presidencial para el 2020 con la mirada fija en torno a una eventual repostulación del presidente Medina, generando con ello una suerte de ‘choque de trenes’ Danilo-Leonel;  ï En el PRM han armado una ‘burundanga’ con una convención interna, hija de mejor suerte, que ha agrietado las frágiles relaciones Hipólito-Luis; ï Los reformistas viven en su ‘burundanga’, que los tiene como ‘zombies’, añorando volver a ser lo que no supieron defender y pretender satisfacerse con la manida denuncia de que una ‘mano negra’ responsable de sus culpas, disputas e inconsecuencias que, en vez de acercarlos, los aleja entre sí cada vez más.
ïï Al acercarse la apertura a juicio del caso Odebrecht, se abren expectativas y conjeturas que ponen en observación la contundencia que garantizan las autoridades judiciales que tendrá el expediente a presentar ante los jueces, mientras tratan de sobrevivir a su fracaso aquellos grupúsculos, que denominados marcha verde, tomaron la bandera contra la corrupción y la impunidad y pretendieron establecerse en el escenario de las discusiones y decisiones nacionales.
ïï Es improcedente a inexplicable que el Indotel no haya sido drástico y determinado ante el escarceo que ha armado una empresa de telecomunicaciones porque se les quiere encarrilar en el camino de la legalidad por las pretensiones de usufructuar franjas del espectro sin el pago correspondiente, y como tapadera, pretenden acusar a otras prestadoras de servicios como responsables de las ilegalidades en que incurren.
ïï El rompimiento con Taiwán y el establecimiento de relaciones con China Popular ha provocado el enojo de los Estados Unidos, ha llevado a demostraciones de nacionalismo domestic, chulerías de apoyo populista y hasta sus bembitas por no ser protagonistas de la acción.
ïï La violencia delincuencial nos aterra y es motivo del morbo y las invesiones cotidianas. Una miradita al diario vivir nos indica, entonces, que realmente vivimos tiempos de ‘burundanga’.
Por Ruddy L. González ;-
Print Friendly, PDF & Email