Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

miércoles, 30 de mayo de 2018

A las puertas de la temporada ciclónica

Aun cuando los pronósticos preliminares hablan de una temporada ciclónica de rangos regulares, es mejor que los dominicanos pensemos en lo peor y nos preparemos para afrontarlo.
Con tantos impredecibles cambios que se originan en la naturaleza, como el atípico ciclón subtropical Alberto, que ya ha causado serios daños en Estados Unidos y Cuba, fuera de temporada, lo aconsejable es mantener una actitud de rigurosa preparación a lo largo de este inestable ciclo.
La temporada comienza el primero de junio, es decir, este viernes, y termina el 30 de noviembre. Si bien se esperan entre 10 y 16 tormentas, tres o cuatro de ellas podrían convertirse en poderosos y devastadores huracanes.
En los últimos dos años, el país sufrió sus embates y todavía nos estamos recuperando de algunos de los daños causados a infraestructuras y a plantaciones agrícolas, lo que indica que nuevas amenazas de tormentas o ciclones nos obligan a extremar las medidas preventivas que son infaltables frente a estos fenómenos.
Nadie puede estar seguro de que las predicciones sobre el número probable de tormentas, normales o transformadas en poderosos ciclones, se cumplirán tal como han sido enunciadas. En el cambiante clima planetario, cualquier anormalidad que rompa los parámetros tradicionales puede hacerse presente inesperadamente.
Por lo tanto, los ciudadanos deben ir pensando en las precauciones que deben tomar por su propia responsabilidad para proteger y rodear de mayor seguridad sus vidas y sus propiedades, de la misma manera en que el Gobierno debe tener listos, preparados para prevenir y actuar, a sus organismos de defensa civil, y no reaccionar a último momento ante la inminencia de los fenómenos.
Así que, desde ahora en adelante, es mejor esperar la temporada con el mayor acopio de precauciones y no con la indiferencia o incredulidad con que a veces muchos dominicanos la asumen, apostando a que las predicciones fallarán o a minimizar la magnitud de los peligros eventuales.
Tomado del editorial de
A las puertas de la temporada ciclónica
de la fecha ;-
Print Friendly, PDF & Email