Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

jueves, 19 de abril de 2018

Los aspirantes del PLD

NI A LA ESQUINA.- El rumor no llegó ni a la esquina, pero se produjo: otra reunión del presidente Danilo Medina con los precandidatos que asistieron al único encuentro de conjunto que se sepa. Digo que se sepa, pues de manera individual sí lo han visto, aunque no necesariamente para hablar de aspiraciones. Los observadores de la situación política utilizan gasolina y lamentan que los nominados se muevan con gasoil. Lentos, lentísimos, sin que se conozcan razones.
Ahora se quisiera saber en detalles que fue lo que se conversó en la ocasión, pues o el mandatario no fue claro o los delfines son malos entendedores. Aunque la verdad sea dicha, y creo que lo consideré en su momento. Delante de los otros era difícil tomar confianza o revelar planes, y el tiempo fue muy corto. Se impone una sesión de repaso, una prueba que no sea de selección múltiple, en la que cada cual diga hasta donde está dispuesto a llegar. Lo saben todos, o deben convencerse primero, que quien se lance no podrá devolverse, y que es imposible recoger el paracaídas en el aire, como si fuera una acción  de película, y que una vez en el espacio, quedarán librados a su suerte y a sus habilidades. La posibilidad de licencia, de pedirla o de concederla, o no se contempla, o no le fue tratada, o no entra en el cálculo del promotor. Cada cual deberá echarse su cojón al hombro...
DIFICIL SERÁ.-  La verdad es que no es fácil lanzarse en paracaídas en un cielo con neblina y desde donde no se alcanza a ver claramente la tierra firme. No es pequeña la tarea de buscarse espacio en un territorio que se supone dividido en dos, o comprometido desde hace tiempo. Lo de ahora es lo mismo que lo de antes: una reelección  planeando y un pretendiente que se cree con todos los derechos. Incluyendo el de prelación, y también de pernada. Los nominados ni siquiera se pueden confiar en las primarias abiertas, pues Leonel Fernández parece tener ese flanco cubierto. Aunque pelea en las cámaras y participa en estrategias común con la oposición, recoge firmas, dice tener 750,000, y se propone inscribir un millón. De ser así, lo suyo es un clavo pasado. Y la cuestión es muy simple. Los oficialistas ponen obstáculos, pero no cuestionan sus arrebatos. Ese egoísmo político de considerarse único, en condiciones y capacidad, y no dar oportunidad a otros compañeros de probar su talento. Nadie nace presidente, todo candidato se hace, y la experiencia llega con el ejercicio. Lo mismo que sucedió con él, que en su primera salida fue objetado por nunca haber desempeñado un cargo en ninguna de las ramas del gobierno. Que no es el caso de quienes ahora se aprestan a competir. Todos tienen entrenamiento de Estado...
LOS PREPARATIVOS.-  Los secretos susurran, y unos disimulan menos que otros. Lo que se dice es que pronto presentarán credenciales. Que los nominados trabajan callados en la preparación de sus equipos, y que quien no saca cabeza, enseña brazo. Las vallas están en las carreteras y por igual  las páginas en Internet. Aunque más que evidente la timidez, así como tampoco se tiene decidido el próximo paso. Si renuncia o proclamación. Nadie puede esperar que Reynaldo Pared deje la secretaría general, pues Leonel Fernández no va a dejar la presidencia del partido. Pero sí seguro Pared abandonará o pedirá licencia de la presidencia del Senado, creando - sin quererlo - una situación de conflicto. ¿Asume el actual vicepresidente o se aplica lo acordado en el comité Político, y que ya se cumplió en la Cámara de Diputados, de rotarse por grupo?  Iría un seguidor de Fernández, y estratégicamente no conviene favorecer su poder en circunstancia de lucha por la candidatura. Ese sería otro inconveniente, un forcejeo adicional, y los peledeístas no se entienden como antes y prefieren mejor provocar una tormenta en un vaso de agua. Lo suyo por ahora es creerse empapados, aunque ni siquiera mojadas las manos...
EL PANORAMA.- Si los aspirantes oficialistas no salen a la calle, no puede conocerse la reacción de la gente. Los números en las encuestas no son los mejores ni los más auspiciosos, pero no podría ser de otro modo, pues si no se acreditan, no se les puede tener en cuenta. Reynaldo Pared se suponía con mejores perspectivas, incluso con posible apoyo del presidente de la República o de su grupo. Ahora no podría decirse igual, pues Danilo Medina los juntó a todos, y - en cierto modo - los midió con la misma vara, cuando pudo  discernir o -- de otra manera -- discriminar. Fueron convocados los subordinados, como es el caso de los funcionarios, y también los asimilados. No puede obviarse que tanto Pared como Temistocles Montás no forman parte del Ejecutivo, el primero porque se desempeña en el Congreso Nacional, otro poder del Estado, y el segundo porque renunció por razones de circunstancia. La situación sería de círculo vicioso. Si no presentan batalla, si no se confrontan, no podrá determinarse el apoyo o rechazo en las bases. La indefinición conspira contra sus posibilidades, pues antes del 2019 deberán descartarse, declinar y aunar fuerzas con un solo propósito: derrotar a Leonel Fernández...
Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do

Print Friendly, PDF & Email