Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

Pulicidad

lunes, 16 de abril de 2018

En los gobiernos de Leonel Fernández había estabilidad económica

El imán , Una fuerza invisible hace que el imán atraiga hacia él objetos que, a su vez, terminan magnetizados y atraen otros objetos, con lo que el poder magnético del conjunto va en constante aumento. Pero si se retira el original, todo el conjunto se desmorona. Conviértase en el imán, en la fuerza invisible que atrae la imaginación de la gente y le confiere cohesión. Una vez que se haya apiñado a su alrededor, no habrá poder capaz de alejarlos.
La economía de un pueblo en cualquier gobierno es una fuerza invisible que deja mucho que desear en las bases populares y el pueblo, actúa como el imán, que no se ve su fuerza invisible pero alcanza grandes segmentos de la población de los pueblos, el medidor en cualquier gobierno es mejorar las condiciones materiales de existencia.

El pueblo mide el índice de popularidad de un gobierno de como esta la canasta familiar, incluso un tema de elecciones en la República Dominicana fue El Pollo, cuando Hipólito Mejia, quien le subió el pollo considerablemente a los dominicanos, marcador único para su derrota electoral en esos comicios.

Los mas connotados enemigos del Dr. Leonel Antonio Fernández Reyna deben de reconocer la estabilidad económica que tuvieron los gobiernos del Dr. Leonel Fernández, la canasta familiar ascendida a un aproximado en el primer gobierno a $12,000 a $15,000 pesos, el poder adquisitivo del peso dominicano llego en su ultimo periodo de  gobierno al 38 x1, lo que daba mas poder adquisitivo al peso dominicano y mas defensa  a las masas desposeídas de la República Dominicana.

Los programas sociales que se implementaban dentro del Instituto nacional  ( INESPRE) eran constantemente, las ventas populares por los barrios marginados, donde las grandes masas desposeídas podían estirar el peso, a la igual que los programas de ventas populares y ferias se propagaban a nivel nacional.

Desde el Consejo Nacional de Producción Pecuaria (CONAPROPE) se propiciaban ventas populares desde la Feria ganadera, donde el productor dominicano llegaba directamente a vender los diferentes rublos sin intermediario, lo que facilitaban a las grandes masas desposeídas adquirir sus productos frescos sin intermediario y mas barato en los precios del mercado nacional, desde esa institución gubernamental se estiraba el peso, en favor del pueblo.

Hoy tenemos una prima del dólar al 49.8 x 1, el aumento desproporcionado de los combustibles, por lo cual hay una inestabilidad en los mercados nacionales, aumentan los precios de los artículos de primera necesidad considerablemente, la inestabilidad en los precios del combustibles, esto encarece el transporte, donde las grandes mayorías de los rublos llegan a los mercados nacionales subido de precio, porque no hay una política para favorecer a los productores dominicanos y a los transportistas que aumentan considerablemente el transporte, por ende suben los artículos de primera necesidad.

En desorden el la dirección de Industria y Comercio, es tan grande que no hay una política que favorezca la exoneración a los transportistas del país, que transportan los artículos de primera necesidad, lo cual se traduce en alza indiscriminadas de lo mismo, lo cual va en perjuicio o detrimento para el consumidor y la población en general.

 Pro-consumidor se ha vuelto un desastre, en nada se ocupa de una política que regules los precios de la canasta familiar en favor de las grandes masas desposeidas,  Industria y Comercios sus inspectores no se ven por ningún lado, solo se ocupan de aumentar el dolor de un pueblo, antes las garras de los comerciantes inescrupulosos, agiotistas, aumentando la política de hambre, miseria y depresión, de un pueblo que llora lagrimas de sangre, del hambre impuesta por la clase dominante y las sanguijuelas de la clake de comerciantes que juegan con la salud de un pueblo hambriento.
Por William Reyna ;-
Print Friendly, PDF & Email