Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

miércoles, 18 de abril de 2018

Empresarios y primarias

VUELTA AL REVÉS.- A lo Mario Benedetti, cuando se tenían todas las respuestas sobre las primarias, vienen y recogen las libretas, quitan los lápices, cambian de pupitres y surgen otras preguntas. El problema no es que sean abiertas o cerradas o simultáneas, sino que sean impuestas. La ley tiene que encogerse y no pasarse de la raya, y pasarse de la raya sería decir a todos los partidos por igual cómo deben seleccionar sus candidatos. Que cada cual decida de su lado y por la forma que considere más apropiada y conveniente.
Entiéndase bien, que no es filosofía alemana, sino marrullería criolla. Si las organizaciones políticas determinaran motu proprio primarias abiertas, no violarían la Constitución, como sí en caso de que fuera por mandato de una legislación. Los partidos pudieron decir eso desde un principio, y la discusión hubiera sido más corta, pero la mayoría de la oposición se inclinó por primarias, aunque cerradas, contraria al gobierno que postulaba consulta abierta. La moción, que si no es nueva, es fresca, procede de los empresarios. Los viejos del Conep y los jóvenes de Anje. Los grupos políticos sin duda se montarán en esa patineta, pues teniendo a los hombres de empresa asumiendo causa, podrán lograr mejor cometido…
EL PADRE BUENO.- Los empresarios -- vale suponer -- no están inventando ni improvisando, y aunque alarmistas en ocasiones, quieren evitar crispación en la sociedad o que en el sector político se origine una crisis. Una especie de padre bueno que no quiere que los hijos peleen, ni en la casa ni afuera. Aunque más bien parece tartamudeo político. Ni una ni la otra, sino la contraria. Si se quita del medio a las primarias, la Ley de Partidos tendría mayores posibilidades de pasar, pues ni gana Leonel Fernández ni Danilo Medina. Se produce un empate, forzado sí, pero empate. Incluso no parece que sea una iniciativa oportuna y justa, pues la circunstancia favorece a Medina y no a Fernández. El oficialismo lleva la delantera, ya que se impuso en el Senado, y la Cámara de Diputados no debe olvidarse que es la Cámara de Diputados. Por ejemplo, los pastores empiezan a denunciar que viene el lobo, y se sabe por experiencia anterior que es una forma de llamarlo, y que cuando llega, toma a los cuidadores desprevenidos y dispone a su antojo de las ovejas. Cuando el gobierno quiere, y no importa lo que sea, el Congreso se ofrece. En la cámara alta no solo sancionaron la pieza senadores del PLD, sino también de otras filiaciones políticas. ¿Por qué tiene que haber mayor entereza entre los diputados con las primarias que con otros asuntos? Además, después de Odebrecht, el gobierno tendría que pensarlo dos veces antes de atreverse al soborno…
NO SOLO CHUCUMBELE.- No tengo la menor duda de que a los empresarios les pasó lo mismo que al PLD. Consultaron a constitucionalistas y estos dieron más bolas que pie. Que cerradas, que abiertas, sin que quedara claro si violaban o no la Carta Sustantiva. Entonces se decidieron, como buenos hombres de empresa, por lo práctico. Dejar fuera la cuestión. Lo mismo que podría hacerse con el Código Penal, apartando el aborto. O con algunos puntos del Pacto Eléctrico. Si se apea de la guagua al pasajero bulloso, el viaje se hace de lo más tranquilo. Ahora bien, los empresarios se olvidaron de que los partidos y los políticos dominicanos viven como chivos sin ley, y de lo que se trata ahora es de poner reglas, de someterlo a una regimentación. Si se acepta el libre albedrío, libre albedrío para todo. Si no se puede imponer o consensuar sobre primarias, tampoco sobre financiamiento de campaña o controles en el gasto. Que cada candidato busque su dinero por donde pueda, que no rinda cuenta, y el que no pueda rascarse con sus uñas, que lo haga en una mata de javilla. La ley no hace falta, y la conspiración de último momento tiene esa finalidad: que todo quede sin efecto. Solo hay que ver como sectores que se suponía estaban con la legislación, ahora van a la Cámara de Diputados, considerándola el reducto final de la razón. Llega un momento, o debe llegar, en que los diletantes deben hacerse a un lado y dejar que sean los profesionales que hagan el trabajo…
LO QUE IMPORTA.- Si lo justo o procedente fuera que cada partido decidiera como escoger sus directivos o sus candidatos, sin que ninguna ley imponga fórmulas, no debiera suceder lo que está sucediendo ahora, que el Tribunal Superior Electoral les está diciendo al Partido Revolucionario Dominicano y al Partido Reformista Social Cristiano que las asambleas que celebraron y sus determinaciones son nulas de efecto y de derecho. Miguel Vargas y Federico Antún Batlle se libraron a su suerte y actuaron por su cuenta. Si así es, así debe ser. Sin embargo, contraviniendo sus usos, costumbres, e incluso estatutos, se les dijo que no. Y Vargas y Antún van a tener que recogerse y reconocer que su voluntad no es suficiente y que deben respetar o las normas internas o las formas, pues en algunas situaciones o circunstancias la apariencia vale. Y todo esto ocurre en víspera del conocimiento y aprobación de una ley que cambiaría el actual estado de cosas. Que impondría un orden. Lo que importa ahora no son esas pequeñas cosas que distraen, y hasta divierten, de si primarias abiertas o cerradas. Lo que importa ahora es si conviene o no conviene una ley de partidos y de régimen electoral. Finjus quiere ahora una mesa, y no se sabe para qué, pues la parturienta tiene cama. Solo hay que dejar que la naturaleza de las cámaras obre para bien…
Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do
Print Friendly, PDF & Email