Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

lunes, 12 de marzo de 2018

La frontera tiene que ser reconquistada

Por muchísimas razones, los dominicanos han tenido que abandonar los pueblos fronterizos en los que nacieron y ese espacio vital ha sido llenado por haitianos que entraron de manera ilegal y que ya se sienten dueños de esas tierras.
Las infrahumanas condiciones prevalecientes, que impiden a los nativos fronterizos dominicanos llevar una vida digna, con trabajo, escuelas, centros de salud y otras infraestructuras de servicios básicos, han sido las poderosas causantes del éxodo hacia otras zonas.
Es, entonces, muy correcta y oportuna la decisión anunciada ayer por el Presidente Danilo Medina de que irá a la frontera todas las semanas para promover su política de arraigo dominicano en ella, vale decir, para reconquistarla y asegurarle una mayor protección militar.
Ya hemos dicho que, como parte de una logística de reconquista fronteriza, deben construirse urbanizaciones en cada una de las provincias limítrofes para facilitar el alojamiento de los dominicanos, especialmente los militares nativos de esa zona junto a sus familias, y que esas urbanizaciones deben contar con todos los servicios básicos.
El cordón de seguridad, que en la práctica es el escudo de nuestra soberanía en esa larga línea terrestre, estaba antes (cuando la frontera podía considerarse esencialmente poblada por dominicanos), protegida por siete compañías acantonadas en Monte Cristi, Dajabón, Restauración, Jimaní, Pedernales, Elías Piña y Pedro Santana, que totalizaban 1,064 hombres bajo las armas.
Y no había el desorden que han creado hoy las intrusiones ilegales de trafi cantes de personas, alimentos, carbón, drogas y armas, ni se había producido un desarraigo tan dramático de los nativos dominicanos, como se percibe al presente. Prácticamente una buena porción de esos poblados están hoy haitianizados.
En estos últimos años y con el triple de esos hombres bajo las armas, la frontera no pudo ser dominicanizada.
Ahora el gobierno ha enviado 900 tropas adicionales, que equivalen a dos batallones, añadidos a los tres existentes en Dajabón, Las Matas de Farfán y Duvergé.
Ese es el contexto en el cual debe desarrollarse esta nueva política del Presidente Medina de restaurar el arraigo dominicano en la frontera, la que apoyamos calurosamente.
Tomado del editorial de
La frontera tiene que ser reconquistada
de la fecha
Print Friendly, PDF & Email