Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

Pulicidad

martes, 20 de marzo de 2018

Fracasa convención del PRM

La convención nacional del PRM ha sido un desastre. Los miembros de esa organización, sobre todo los aspirantes a cargos directivos están decepcionados por las múltiples fallas que provocaron la suspensión de las elecciones internas en muchas demarcaciones.
Este desastre convencional deja mucho que desear porque ocurre en el principal partido de la oposición. Hace un par de semanas dije que ese evento debía ser pospuesto porque las condiciones de organización no se habían cumplido, pero como ya tenían dos retrasos parece que antepusieron la apariencia a la realidad.
Las excusas pueden ser varias. Yo puedo citar muchas tales como falta de dinero, errores de coordinación, incumplimiento de suplidores, vagancia de muchos responsables, mal trazo de su ruta crítica. Podrían inventarse más. En realidad, todo parte de que el PRM no es un partido.
Si hubieran nombrado de dedo a los aspirantes tendrían miel sobre pan caliente. Quieren hacer democracia interna sin tener la anatomía. Todo el tiempo de existencia del PRM se les ha ido en la competencia de promoción entre Hipólito Mejía y Luis Abinader.  Esta entidad  ha sido plataforma para que los liderazgos de ellos brillen. Eso nada más.
Los dos dirigentes tienen visión e intereses propios.
Para Hipólito el PRM es un punto de pesca. Eso de organizar nunca ha sido su gusto. Siempre ha eludido ser jefe de partido. Prefiere desandar su propia ruta a lomos del interés particular.
Abinader va con la paciencia por delante. Tiene juventud y talento con mucho entrenamiento político. Ha crecido en medio de esa batahola, pero al parecer su mundo empresarial no deja espacio a sus aspiraciones políticas. La presencia mediática es de vez en vez y no da seguimiento a sus propias propuestas. El tiene en Hipólito además de un competidor al que tiene tratos de negocios con el enemigo.
La principal falla estratégica del PRM es precisamente esa división innata. Dos dirigentes del más alto nivel que buscan poder. Ya Mejía fue presidente de la República así que tener su tarantín le sirve para manejar los negocios por eso está entregando en vida su herencia política a Carolina, así como Abinader padre lo hizo con el hijo.
Este traspiés convencional deja mal parado al PRM. Sin embargo, los errores son escuela. Hay trabajo por delante. No importa cuantos faltaron por votar, habrá ganadores y tendrán que fajarse a organizar. Los disgustados tendrán que tragarse el orgullo.
Por Alfredo Freites ;-
alfredofreitesc@gmail.com

Print Friendly, PDF & Email