Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

lunes, febrero 12, 2018

¡…Tan alto que no se oye!

La dirigencia del Partido de la Liberación Dominicana demostró nuevamente la inteligencia emocional y la sabiduría política que le ha permitido ganar los últimos seis procesos electorales y que le mantiene como la fuerza a vencer en las elecciones llamadas a celebrarse en el 2020.
En la reunión del Comité Político del pasado lunes decidió desestimar la designación de aquella infausta “comisión de juristas” que debía opinar sobre la constitucionalidad del modelo de primarias abiertas.
Un invento que si alguna vez tuvo sentido, hace tiempo que resulta tremendo disparate por cuanto todo el que tenía algo que decir sobre este asunto, ya hace mucho que lo dijo.
En su lugar los peledeístas decidieron aplazar otra vez la discusión hasta que el Congreso retome el tema y las comisiones vuelvan a trabajar.
Es decir, dejaron las reformas al sistema electoral en el mismo lugar donde se encuentran desde hace más de una década: durmiendo el sueño de los justos.
Algunos de los presentes en esa reunión hablan de la camaradería que se respiraba en el ambiente y hasta de una complicidad que hace mucho no notaban entre los “dos gallos del rejón”. Todos coinciden en que ---al menos de momento--- fumaron la pipa de la paz, echando de lado el elemento de separación que, por irracional que parezca, genera enormes niveles de tensión y radicalización… Para quienes observan desde las gradas semejante actitud resulta incomprensible por intrascendente para los intereses y estrategias de los proyectos políticos personales que interactúan en la balanza de poder peledeísta.
“Dejar eso así” fue lo inteligente...
Aunque hay quienes digan que no fue lo más responsable… Esa decisión, sin embargo, garantiza que iremos al próximo proceso electoral sin ley de partidos y sin reformas a la ley electoral… Que nadie se llame a engaños a partir de eufemismos, el espíritu de esa decisión y lo que la motivó fue que se completara la próxima legislatura y llegáramos a septiembre sin la nueva ley para vencer así la fecha establecida en el calendario de la Junta Central Electoral que decreta la imposibilidad de aplicar en lo inmediato cualquier reforma.
Y eso era a fi n de cuentas lo que deseaban… Las reformas electorales no les interesan ni al PLD ni a la mayoría de los partidos políticos reconocidos… Ni a los grandes, ni a chiquitos.
Esa discusión sobre la constitucionalidad de las primarias no fue más que un ardid... Lo que explica su irracionalidad.
Fue mitad pulso entre liderazgos y mitad excusa para continuar evadiendo la responsabilidad de pasar leyes que establezcan controles al financiamiento y a los tiempos en la campaña, y que otorguen a la Junta Central Electoral las garras que necesita para poner en cintura a partidos y candidatos.
Para intentar controlar los propios del sistema electoral la Junta tendrá que recurrir a los reglamentos, y ya su presidente advirtió que lo hará… Y a pesar de que será abiertamente violatorio al artículo 74 de la Constitución ---que establece que los derechos fundamentales, como el derecho a elegir y ser elegido, sólo pueden regularse por ley---, de llegar a ese indeseado punto tendremos que esperar que el Tribunal Constitucional opte por hacerse de la vista gorda pensando en el sagrado deber que tienen las instituciones de intentar preservar la democracia en el mejor estado posible de salud.
Eso sí, este nuevo sainete deja en evidencia que los partidos ---y en particular el PLD---, nunca han tenido intención de abordar con seriedad las reformas al sistema electoral.
Llevan años rubricando compromisos y proclamado a los cuatro vientos su determinación de hacerlas… Pero, parafraseando al filósofo estadounidense Ralph Waldo Emerson: “Lo que esta partidocracia hace habla tan alto que no permite escuchar lo que dice”.
Por Oscar Medina ;-
Print Friendly, PDF & Email