Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

sábado, enero 20, 2018

PRM: ¿Sin árbitro?

Hipolito y Abinader junto a sus "ELEGIDOS",,,,, 
Para ser un partido nuevo y producto de un nuevo desprendimiento de una organización de las raíces y el peso histórico del PRD que lideraron Bosch y Peña A. Gómez, el Partido Revolucionario Moderno tuvo un desempeño en las urnas en el pasado proceso electoral  que no debe tirar por la borda. En función del espacio conquistado y de la alianza multicolor lograda por el partido de gobierno, hasta con un adversario tradicional como el PRD, el PRM emerge como la principal fuerza de oposición, y con capacidad -bien manejada- de estructurar una corriente contestataria que muchos puedan ver con alguna  posibilidad de convertirse en opción de poder.
La primera prueba a superar por el PRM, es interna, a partir de poner los pies en tierra, de dejar que la democracia fluya, así como de conocer su verdadero tamaño y realidad, sin subestimar las potencialidades del adversario oficial. Ser diferente, convertirse en referente es -de entrada-  la prueba  más importante que la organización cuyo liderazgo comparten Hipólito Mejía y Luis Abinader tendrá que superar ante los ojos de sus propios militantes y de los demás sectores del país. Con o sin acuerdo para ambos líderes apuntalar un candidato preferido en el proceso interno del 18 de febrero, en abierto perjuicio de los que -sin padrinazgo y sin recursos del Partido- comenzaron un trabajo y anunciaron sus aspiraciones desde muy temprano, el revuelo y los disgustos que esto ha provocado no es señal alentadora. El que Mejía se incline por alguien para la Secretaría General, aun sea sangre de su propia sangre, y que Abinader haga lo propio con un pupilo para presidir la organización, es un factor que -con todo el derecho que tienen los propuestos- no solo va en contra del trabajo y de los méritos de los que anunciaron hace tiempo sus aspiraciones, sino que puede empujar a la organización  a quedar sin árbitros para manejar con éxito -y equidad y justicia- los procesos por delante. Y el hecho de que el PRM se quedara sin árbitros porque sus líderes se envuelvan en un proceso que no deja de ser subalterno, frente al superior de escoger el candidato presidencial, sería lo peor que, de momento, le pudiera pasar. ¿Ha pensado en eso el liderazgo? Por cierto, como a Andrés Bautista y a Jesús Vásquez le dejaron prácticamente en el aire, cabe reconocer que la gestión al frente del PRM  la manejaron con determinado espíritu de arbitraje y de equidistancia. Por ejemplo -y aun fuera como cumplido-, cuando Hipólito y Luis despegaron temprano a movilizarse, le dijeron en una carta  que debían esperar que se diera el “banderazo” de salida. Difícil un caso así para Paliza o Carolina (¿).
Por Luis Encarnación Pimentel ;-
Print Friendly, PDF & Email