Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

martes, enero 09, 2018

Perspectiva electoral

Este es un año de grandes definiciones de cara al proceso comicial de 2020. En los próximos meses tiene que quedar resuelto el tranque con dos leyes fundamentales: la ley de partidos y la ley de régimen electoral, ambas sumidas en  seria controversia a lo interno del Partido de la Liberación Dominicana.
Como se trata de dos leyes orgánicas que requieren la aprobación de dos terceras partes de la matrícula presente en la sesión que las conozca, el PLD tendría que ponerse de acuerdo internamente para sancionarlas sin dificultad sumando algunos votos congresionales de sus aliados perredeistas y otros del PRM seguidores de Hipólito Mejía que coinciden en la celebración de primarias abiertas y simultáneas.
De lo contrario, no sólo el PLD sino también el gobierno y el Presidente Danilo Medina se verán en la disyuntiva  de recibir serias presiones externas-- particularmente de la sociedad civil--, para que propicie esas reformas antes de finalizar el presente año.
Con el agravante de que quienes conocen las interioridades del Presidente Medina saben que en esa disyuntiva cedería a las presiones que comenzaron ya por un sector de la Iglesia encabezado por el arzobispo de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria.
La oposición, sin embargo-- representada mayoritariamente por el PRM--, reproduce la misma torpeza de procesos internos anteriores con las rebatiñas como marca de origen impidiéndole consolidar candidaturas presidenciales, congresionales y municipales que le permita desplazar al PLD a pesar de su desgaste después de casi 16 años ininterrumpidos en el poder.
De salir bien de su proceso interno convocado para mediados del próximo mes, al PRM le aguarda la gran tarea de comenzar a prepararse de inmediato para preseleccionar a sus candidatos en todo el país a los ayuntamientos y al Congreso que deberán presentarse en elecciones indistintas entre febrero y marzo de 2020, para lo cual faltan sólo dos años.
Acostumbrada a los conflictos
El PRM está reproduciendo los mismos vicios que arrastró del PRD y que le llevó a una lejana segunda posición electoral en los comicios de 2016: su dirigencia no es capaz de ponerse de acuerdo ni siquiera para seleccionar un equipo nacional que dirija sus destinos para este nuevo proceso del 2020.
Su convención nacional ha sido convocada para el 18 de febrero-- para lo cual resta poco más de un mes--, después de estructurar un padrón de militantes con pocos más de 400,000 miembros con derecho al voto. Lo que se percibe hasta ahora es que no hay consenso para escoger una dirección unitaria. La gerentocracia partidaria ha propuesto como presidente al doctor Feris Iglesias, miembro del equipo de Hipólito Mejía, a lo que se opone el grupo de Abinader.
Al parecer también aspiran Andrés Bautista y Jesús Vásquez a seguir en la presidencia y la secretaría general a pesar de que una cláusula estatutaria determina que para un dirigente repostularse a la misma posición debe renunciar seis meses antes de la convención.
Lo que comentan en el grupo de Mejía es que Vásquez y Bautista se están planteando intercambiar esas posiciones: Chu iría como presidente y Bautista como secretario general. Para la mayoría de la dirigencia perremeísta eso sería una tomadura de pelo.
Sin alternativa a la vista
El resto de la oposición no sólo carece de liderazgo sino que luce desorientado y comienza un año prácticamente pre electoral sin alternativa propia y con escasa posibilidad de armar una estructura electoral que por lo menos le garantiza un espacio considerable en una eventual alianza de amplio espectro con candidaturas comunes.
El Partido Reformista no sale de su embrollo interno y entre Ito Bisonó y Quique Antún se disputan cuál de los dos martillará la puntilla final en la tapa de su ataúd.
La marcha verde se ha ocupado de descalificarse ella solita proponiendo salidas antisistema que han sido rechazadas consistentemente por la racionalidad democrática...
¡... En fin, la alternativa opositora está cada vez más lejos!..
Por CÉSAR MEDINA ;-
lobarnechea1@hotmail.com