Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

martes, 9 de enero de 2018

El PLD en la hora de los hornos

LASA CIRCUNSTANCIAS. - Una segunda postulación, con modificación constitucional que deberá incluir la supresión del artículo transitorio que expresamente la prohíbe, sería un grave error del presidente Danilo Medina. Pero ocurre, que a uno le ha enseñado la historia que los políticos son tan pero tan Ortega que necesitan de Gasset, y sobre todo de su frase más memorable: “Yo soy yo y mis circunstancias”.
Precisamente, fueron circunstancias político/empresariales las que llevaron a Medina a desmentirse en el tema de la repostulación en 2015. Pocos meses antes de la decisión, uno había recibido las seguridades de que no habría repostulación, y así hubiera sido, si no se interponen esas “circunstancias” casi rondando el chantaje, la situación del ajedrez político/empresarial peledeísta de esos años 2014 y 2015. Para 2020, o más exactamente para el 2019, todo apunta en contra de esas “circunstancias” y aquí puede ser útil recordar el museo de fracasos repetidos recogidos por la historia en los terceros gobiernos seguidos -democráticos o no-, y especialmente entre los que surgen de modificaciones constitucionales legales pero ilegítimas y afrentosas.
RENOVACIÓN U OPOSICIÓN. - Fuera Danilo Medina de la contienda, corriendo ya el quinto gobierno del PLD, con el desgaste del modelo económico en contra, con una economía en crecimiento, pero desigual, informal, vulnerable y dependiente, en el PLD ha llegado la hora de elegir entre la renovación o la oposición, y vuelvo a mi repetida frase: “si uno quiere seguir (DM), y el otro quiere volver (LF), los dos y su partido regresarán a la oposición”. Leonel y Danilo son los únicos y por únicos los mejores garantes de un proceso de renovación de un PLD convertido electoralmente en una exitosa maquinaria, pero institucionalmente en un gigante con los pies de barro. El desgaste ético e institucional del PLD es más que evidente, a pesar del buen momento en las encuestas y a pesar de contar con una oposición cuyo pasado por el poder la descalifica, y en parte legitima a los morados; una oposición, ya digo, que ha demostrado ser más torpe que un enamorado adolescente o un elefante borracho bailando zumba en una cristalería.
ES ERÓICO Y ALOCA. - El PLD debe saber, y sé que sabe, que un bajón en el ritmo de la economía, (y ya hay algo de eso), afectaría sensiblemente su popularidad, especialmente, entre los más necesitados, dueños de un voto duro, cautivo por temeroso y por su desconfianza de que un nuevo gobierno de otro partido vaya a mantener los beneficios alcanzados en las administraciones del PLD, desde la cobertura de Salud vía SENASA, a los planes sociales varios, o los beneficios maravillosos que la jornada de tanda escolar extendida representa, para poner tres ejemplos. Los morados están a tiempo de reinventarse desde el poder o prepararse para languidecer en la oposición. Esa reinvención pasa por recuperar los métodos de trabajo de la organización que fue algún día, y retomar, -con el apoyo firme de Fernández y Medina-, la disciplina perdida, hecha añicos por tantos años de disfrute de un poder que, como se sabe, no sólo es erótico, ay, sino que, además, aloca mucho, hasta la fantochería y el exhibicionismo, o sea, ese no temerle nada a la auditoría visual de la gente o al “antes y el después” de su paso por el poder, un cargo.
“ATRÉVETE, CRUCEMOS EL JORDÁN”. - O el PLD se reinventa, o La Embajada, Las Familias y parte de los votantes, inventarán un partido para vencerlos, o sea, un Macron pero en inglés, y quiera Dios que no un Donald Trump nacional, para quien “Napoleón fue un señor italiano que no hubiera perdido Waterloo con la ayuda de los Americanos”. En fin, Andrés N., Carlos A., Francisco D., Gonzalo C., José Ramón P., Margarita C. y Reinaldo P. (-orden alfabético, no sean mal pensados-) deben ya comenzar a socializar sus aspiraciones sin timidez alguna y con franqueza de estudiante. A ellos, de regalo les tengo un decálogo de consejos para ganar primarias, pero a falta de espacio, la entrega se hará en otro bulevar, con su permiso.
Por Pablo McKinney ;-
pablomckinney@gmail.com