Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

martes, diciembre 19, 2017

¡Suelta el celular!

Al infaltable consejo de que “si tomas, no manejes y si manejas, no tomes” hay que acompañarlo ahora de otro bastante oportuno: “Si manejas, no hables ni chatees por el celular”.
Y es que, según los últimos hallazgos en las estadísticas sobre los accidentes de tránsito en el país, el 54 por ciento de estos eventos tiene su causa en la distracción o desconcentración del conductor al usar el teléfono celular.
No solo es una imprudencia hablar con un teléfono sujetado en una mano y manejar con la otra, sino leer y responder mensajes de texto o distraerse con un vídeo.
En ambos casos, ese factor de distracción limita los márgenes de maniobra que pudiera tener el conductor en un momento de emergencia o necesidad y de ahí la alta tasa de accidentes causados por ese motivo, de acuerdo con el Programa de Reducción de la Mortalidad por Accidentes de Tránsito (PREMAT).
Como en navidades se produce siempre un aumento de accidentes de carreteras con su correspondiente cuota de muertes y lesionados, las autoridades están llamando la atención sobre el fenómeno del recurrente uso de los celulares por parte de quienes manejan, con la finalidad de advertir de sus consecuencias.
La ingesta de alcohol o la velocidad temeraria han sido siempre los factores más preponderantes en los accidentes, pero llama la atención que ya rivalicen con esas causales los casos de distracción de los conductores que hablan o chatean por los celulares mientras manejan.
Esto indica que ahora hay que integrar a las campañas preventivas los consejos que induzcan a los choferes a no hablar o chatear por celulares mientras conducen, a no distraerse más de la cuenta leyendo letreros y vallas publicitarias en las carreteras y, por supuesto, a no tomar alcohol, ni poco ni mucho, desde el volante.
Tomado del editorial de
¡Suelta el celular!de la fecha