Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

viernes, 15 de diciembre de 2017

A campaña de Abinader le falló el marketing

EL VERDADERO DEBATE.- Luis Abinader hizo una propuesta de lo más interesante de lucha contra la corrupción. Los escenarios fueron de primera aquí en la capital y en Santiago, y los estrategas pensaron que su sugerencia tendría la mejor acogida. Que esa cruzada lo pondría alante-alante, políticamente hablando. Sin embargo, falló el marketing y la campaña cayó en el ártico. No logró lo que era justo que lograra: coro en la sociedad.
La siembra del movimiento verde no está lista para cosecha política. De ahí que sin retirar la iniciativa haya decidido participar en el debate que actualmente apasiona. El de las primarias simultáneas, abiertas o cerradas, con padrón propio o de la Junta Central Electoral. Así que convocó rueda de prensa y rodeado de legisladores y miembros de su equipo planteó su posición al respecto. La comparecencia lució apresurada, pues no existe información de que la Ley de Partidos, lo mismo que la Electoral, vayan a ser aprobadas en lo inmediato, de manera inminente. Además de que el tema se encuentra en manos de los constitucionalistas y ninguno de los potenciales candidatos se afilia públicamente con una u otra de las modalidades...
ME-TOO DE ABINADER.- ¿Qué provocó esa salida intempestiva  de Luis  Abinader? La pregunta vale porque Danilo Medina ni Leonel Fernández dan la cara en el debate y dejan que sean sus cercanos que asuman públicamente la posición correspondiente. Hipólito Mejía, por igual. Aunque algo ha dicho, es Eddy Olivares quien lleva la voz cantante, tanto que levanta ronchas y escenifica un debate en la sombra con Milagros Ortiz. Debió por tanto guardarse para una mejor oportunidad y que fuera Roberto Fulcar que marcara la pauta. De ahí que haya que dar la vuelta y ver la situación desde otra perspectiva. Enseñar los molleros como obrero de muelle y que sepa que está en capacidad o condiciones de echar sobre sus hombros la carga. En estos días se producen esos performance. El ministro José Ramón Peralta reunió en su casa a 25 senadores del PLD, que se supone responden a la línea de Medina,  y Leonel Fernández tuvo un encuentro con legisladores de su tendencia, que no fueron tantos como los de Peralta o Medina, pero que forman parte de su ejército en las cámaras. Como está de moda ahora en relación con las mujeres abusadas, Abinader declaró su “ me-too ”. Quiso que se conociera su fuerza en el Congreso Nacional y que con ella hay que contar para lo que sea de lugar.
BUSCA CONSENSO.- La intención de Luis Abinader no fue de confrontación, sino de consenso. Solo que el disparo llegó desviado, y políticamente se vio lo que tenía que verse en los tres escenarios posibles. El de Hipólito Mejía. Quiso se diera cuenta que él - Abinader - y su grupo de legisladores eran la llave o el candado, y que por mucho que se parara en la puerta, no podría ser ni entrada ni salida. La reacción de Mejía no debió haberse hecho esperar, si  fuera repentista siempre. Sin embargo, parece que por estos días lee el libro de Job y decide ser paciente. Dejar que Abinader haga y haga, y como se permite en Gurabo, esperarlo en la bajadita. Alguien de su entorno me anotó: “ Luis cree que la pelea es a 4 rounds y no sabe que es a 12... ”.   El de Leonel Fernández. Cuando habla de consenso de seguro que no tenía en su mente a Danilo Medina, sino a Fernández, que es quien coincide con él en primarias cerradas. Los más impertinentes de los seguidores de Fernández advierten o amenazan con una derrota en la Cámara de Diputados en el caso de que los parciales de Medina se impusieran en el comité Político o pasaran la Ley de Partidos en el Senado de la República. El posicionamiento es claro, y no solo importan las palabras, sino los acuerdos que se avanzan bajo cuerda.
PUERTAS Y VENTANAS.- La situación no es tan cerrada como aparenta, y las primarias serían como esos jaquets reversibles. Pueden ponerse de un lado y del otro, según la conveniencia, que puede ser dejarse ver o disimularse. Héctor Guzmán tiene una bella historia. La posición originaria del ahora PRM, pero que antes fue PRD Mayoritario, fue de primarias abiertas. Incluso lo planteó cuando todavía no se conocía la opinión de Danilo Medina. La situación es más interesante cuando se recuerda que la dirigente Milagros Ortiz, que ahora enmienda la plana a Eddy Olivares, fue la principal promotora. De serlo, le correspondía, pues ella coordinaba el grupo que estudiaba la Ley de Partidos y fueron sus sugerencias las que Hipólito Mejía llevó al Palacio Nacional y entregó al presidente Danilo Medina. Ahora también se dice que Leonel Fernández era partidario de las abiertas. El que cambia una vez, puede hacerlo dos y tres,  y se sabe que en política se actúa a conveniencia. De manera, pues, que los bandos que abogan por las primarias cerradas podrían volver a su postura anterior y lograr una salida de consenso. Lo negociado no es malo, malo es lo impuesto. Si consienten, todo se queda en el arreglo. Así que hay más puertas que ventanas.
Orlando Gil
orlandogil@claro.net.do