Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

lunes, 13 de noviembre de 2017

La política y el amor

Dicen que la pasión se justifica sólo en el amor, pero es mucho más común en la política donde suele provocar daños irreparables, separa familias, aleja amigos para siempre, provoca violencia y deja odios, rencores y heridas que no se restañan jamás.
Padres e hijos que se separan por diferencias partidarias; hermanos llegan a la agresión física extrema; amigos rompen vínculos que parecían eternos; esposos que se divorcian; novios que se dejan; amantes que no se miran más la cara; compañeros se dividen en bandos antagónicos; lealtades se traicionan; fidelidades se vulneran…

No está claro del todo si en esas diferencias pesan más la pasión política que el poder que se persigue, aunque las consecuencias han sido siempre la división de la sociedad dominicana y en algunos casos la atomización del partidismo. Los ejemplos sobran, pero tal vez valga la pena recordar que los dos partidos más viejos –el Revolucionario Dominicano y el Reformista–, han sufrido más divisiones que los años que han pasado en el poder.
De la izquierda revolucionaria ni se diga: en los años setenta dos formaciones extremistas –el Movimiento Popular Dominicano (MPD) y el Partido Comunista de la República Dominicana (Pacoredo)–, se cazaban a balazos en las calles y fueron incontables los muertos entre unos y otros, ayudados siempre por la represión ofi cial que deseaba exterminarlos a ambos.
Las luchas internas del partidismo contemporáneo se inició incluso antes de acabar la dictadura de Trujillo. Al PRD lo formaron cinco fi guras distinguidas del exilio dominicano en Cuba. A las dos semanas estaban divididos y sus dos principales líderes –Juan Bosch y Juan Isidro Jimenes- Grullón–, no volvieron a reconciliarse jamás. Años después. con Bosch en el poder, Juan Isidro conspiró para derrocarlo en 1963…
Al regreso del exilio
Desmoronada la tiranía, los líderes regresaron del exilio y por más que lo intentaron no fue posible ponerse de acuerdo para conformar un gobierno provisional que llamara a elecciones. Quienes resistieron la dictadura en el país –en su mayoría agrupados en la Unión Cívica Nacional que lideraba Viriato Fiallo–, se negaron a darle participación a quienes regresaban “de la dolce vita” sin haberse expuesto a los riesgos que constituía enfrentar a Trujillo en el lar nativo.
Los extremistas de la izquierda se dividieron en cuchumil pequeñas formaciones y sólo el profesor Bosch tuvo visión para identificar una mayoría electoral que no se identificaba con ese antitrujillismo visceral que pretendía arrasarlo todo. “Borrón y cuenta nueva” fue la consigna que le hizo ganar los comicios del 20 de diciembre de 1962.
Pero la conspiración contra ese gobierno se inició al día siguiente de instalarse, el 27 de febrero de 1963. Siete meses después Bosch estaba en el suelo, derrocado por un golpe de Estado en cuya matriz se encontraban muchos de quienes lo encumbraron al poder. Fue ese el inicio de una división social con trasfondo partidario del que el país no ha podido liberarse jamás.
Y que arrastra la sociedad
Desde entonces sólo el PRD y el PRSC han podido sobrevivir a la barahúnda política que lleva ya más de medio siglo a costa de escisiones tan profundas como haber prohijado el surgimiento en su seno de los dos principales partidos del sistema en la actualidad en el caso del PRD –el PLD y el PRM–, mientras el reformismo ha debido conformarse con un chiquitismo que lo conduce a la desaparición.
El liderazgo de todos estos años no ha sido capaz de consolidar un sistema democrático que se avenga a la necesidad del relevo generacional y partidario. En este último tramo de cincuenta años hemos tenido sólo seis presidentes de la República: Balaguer, 22 años; Guzmán, 4; Salvador, 4; Leonel, 12; Hipólito 4, y Danilo cinco.
Sólo tres partidos han llegado al poder en el último medio siglo: el PRD, el PRSC y el PLD. Por una razón sencilla… ¡… Todos han natagueado entre una división y otra!
Por César Medina ;-
Lobarnechea1@hotmail.com