Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

martes, 24 de octubre de 2017

¿Misógino o mizo?

Después de barajarse su nombre como primer compañero de fórmula  de Leonel y  no pasar de Turismo, Félix Jiménez refleja un dejo de resentimiento y de frustración acumulados, que canaliza de tiempo en tiempo con ruidos contrarios a la unidad interna y a la buena imagen del PLD, porque apuntan a ataques disfrazados a Fernández y a defensas que hacen más daño que bien a Danilo. Margarita Cedeño, profesional preparada, figura destacada y con una impronta que exhibir desde siendo Primera Dama  y como Vicepresidente de la República, ha llegado en política a donde no ha podido  llegar Felucho.
El  gran pecado de la exitosa mujer, puntera en simpatías en la última muestra de Bernardo Vega, ha sido el haberse ganado un gran espacio con trabajo y méritos propios, y haber marcado una diferencia, pese a lo buenas y dulces primeras damas que fueron  doña Reneé Clan de Guzmán y doña Rosa de Mejía, y de que la doctora Milagros  Ortiz  Bosch hiciera como Vicepresidente más, mucho  más, que “disponer lo que se iba a cocinar en su casa”. Un segundo mandatario, cuya única atribución constitucional es la de suplir las ausencias del Presidente o asumir lo que este le delegue, no es verdad que sea solo un “corre y dile” del jefe del Ejecutivo. De Jacobo Majluta para acá, que fuera director de CORDE  en la gestión del presidente Guzmán, ninguno de los segundos a bordo que el país ha tenido han sido “inorgánicos”. Y en el caso de Margarita - que Felucho quiso “marchitar” con un tema de género (de ahí lo de “misógino”, enemigo de la mujer), aunque luego dijo a un programa de radio que el  “ofendido o agredido en lo personal es él” (¿?) - ha hablado con resultados, reduciendo la pobreza e impulsando el fomento de los valores desde el denominado Gabinete Social del Gobierno que encabeza Danilo Medina. Doña Margarita se ha ganado su propio espacio, con trabajo, inteligencia, decencia y buen trato a los demás, no por ser la esposa de Leonel, de quien aclaro que “duermen juntos, pero gobiernan desde sillas distintas”. A los que el posicionamiento de Margarita le hace “roncha” o molesta, y que quizá no puedan en política de llevar a un mizo a hacer pipí”, lo que tienen que hacer   es copiar de ella. Incluido enviar twiter, para lo que no se necesita gastar fondos públicos (¿).
Por Luis Encarnación Pimentel ;-