Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

miércoles, 25 de octubre de 2017

La colita del PLD

EL ENTENDIMIENTO.- Cuando el PLD ya adulto salió a buscar aliados en el plano internacional, descubrió que todas las plazas estaban ocupadas. El PRD de los tiempos de José Francisco Peña Gómez se le había adelantado. A falta de premio mayor se conformó con colita. Logró compartir espacios en -por ejemplo-  Cooppal. Igual aceptó acomodo en el Parlacén. El PRD y el PLD acordaron de que cuando la presidencia de este organismo correspondiera a República Dominicana, se turnarían. Uno primero, otro después.
Manolo Pichardo ya lo fue, y ahora el turno era de Tony Raful. Sin embargo, cambió la circunstancia y no se quiso honrar la palabra empeñada. Los interesados alegaron que el PRD se había dividido, Raful era del PRM y no era justo apoyar sus aspiraciones cuando su hija Faride Raful es la opositora número uno del gobierno. Una cosa no tenía que ver con la otra si se considera que el pacto no solo era de partido a partido, sino también  personal. El compromiso era con Raful, y tanto así que Pichardo hizo diligencias a favor de su colega y en contra de Marta Pérez, una aparecida de última hora...
NO SE PUDO.- ¿De dónde sale Marta Pérez? Oh, del partido de Miguel Mejía, aliados del PLD y con buenas relaciones con los gobiernos de izquierda de la región. También hubo resistencia, pues dos peledeístas mostraron interés en la posición. Juan Pablo Plácido y Víctor Mojica. El caso llegó al Comité Político, y este nombró una comisión encabezada por Temístocles Montás, en su condición de encargado de los asuntos internacionales del PLD. La idea era reunirse con los diputados del partido al Parlacén y buscar solución o consenso. Manolo Pichardo parece que dijo no desde el principio, y fue uno de esos “no” que es mejor no volver a tocar el tema. Los demás fueron más condescendientes, pero nunca entusiastas. El problema entonces subió las escalinatas del Palacio Nacional, pero era tarde, y de quererse,  había que hacer un cabildeo muy intenso y al más alto nivel. Tenía que ser que el jefe del Estado hablara con sus pares de Centroamérica para que estos bajaran línea a favor de la asumida Marta Pérez. Era pedir demasiado, mucho más que la recomendada por Miguel Mejía se pasaba de izquierdista y era difícil, por no decir imposible, que consiguiera el voto centro-derecha que es mayoritario en el Parlamento Centroamericano...
RESPONSABILIDADES.- Tony Raful tuvo que librársela solo como PRM y no como nominado por la representación de República Dominicana, y parece que supo amarrar, pues el resultado fue holgado. 68 a 43. Dicen que Hipólito Mejía ayudó, que igual Luis Abinader, pero habría que ver en qué. En ese organismo los líderes del Partido Moderno no tienen influencias, y menos decisivas. Aunque debe recordarse que Mejía es miembro en su condición expresidente. El triunfo de Raful de seguro será magnificado, y se le sacará millaje político, pues aunque quiera negarse, lo cierto es que el PRM le ganó esa partida al PLD. Raful por igual será proclamado el próximo domingo, y desde ya vale preguntarse si sus responsabilidades regionales no lo mantendrán más tiempo fuera del país, y si la nueva circunstancia no afectará sus obligaciones como presidente de la comisión organizadora de la convención. El trabajo se supone mucho y demanda dedicación completa, incluso estado de ánimo sosegado, pues no será fácil maniobrar en un ambiente de confrontación entre los seguidores de Hipólito Mejía y Luis Abinader. Además de la situación económica. ¿Cómo organizar primarias pueblo por pueblo y después la nacional sin un centavo en el banco ?...
ÁNIMO, SITUACIÓN.- El panorama no es de desolación, pero sí de preocupación, y desde ya se levantan voces de manera pública llamando a la calma y queriendo aplacar la ira contenida. Lo que no se quiere es que el engaño propio provoque engaño ajeno. Que la gente aspire, se ilusione, y después no haya oportunidad para que respire. Que se haga una justa evaluación y se tomen decisiones sinceras. ¿Se puede o no se puede? Si no se puede, recogerse y buscarse vías alternas, que tal vez no sean las mejores, o las más democráticas, pero sí las más convenientes, apropiadas, posibles. Los factores en juego, por ejemplo, aumentan en la medida que el proceso avanza. El caso de las inscripciones, si no llenaran las expectativas. Dar un número por salir del paso y que después las votaciones pongan en evidencia la asechanza. El múltiplo funcionó en el pasado, pero funcionó porque fue consentido, y habría que ver si las partes están en ánimo de proceder a la manera antigua, ahora que se habla tanto de transparencia o que se tiene el proyecto de Ley de Partidos como referente. Además, como la convención del PRM irá de primero, se espera que haga de modelo. La responsabilidad es tanta que hasta podría perderse el aliento...
Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do