Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

martes, 3 de octubre de 2017

Ese debate dejó lecciones

LA EXPERIENCIA.- Cual que fuere el resultado del actual debate sobre la Ley de Partidos, la experiencia fue interesante. Los políticos se conocen más unos a otros, pero sobre todo la política sabe que con ellos no puede contar a la hora de mejorar el establecimiento. La legislación fue considerada desde principio, estimulante sexual falsificado y remedio inútil. Aunque la otra verdad es que con tantas miserias ni con oraciones levantan. Por ejemplo, pudo ser cosa de dos, o por generosidad de aliado, de cuatro. Sin embargo, montaron en el barco a todo el que se presentó a puerto.
Moraleja: Todavía no arranca, y aunque no hay tormenta, la fragilidad lleva a pensar en naufragio. Nada más hay que repasar los tantos comunicados o preguntarse de qué sirvió que en cada ocasión uno diferente e igual hiciera de vocero. No se tiene idea y menos razón de juntar tantos fracasos, o de creer que sumados darían un triunfo. La situación es más inexplicable cuando se analiza el momento. La alianza se produjo después de las elecciones, cuando se tenía a manos el rendimiento de cada coaligado. Si hubo que solos no sacaron una gata a mear ¿cómo podían ayudar a que un elefante irrumpiera en una cristalería?...
EL IMPLACABLE.- El tiempo pasó como siempre pasa: sin pedir permiso a los acontecimientos, ni dar nuevas oportunidades. El tiempo, el implacable, dice la canción. Además de que los agentes nunca recapitularon ni recapacitaron, y creyeron que las condiciones estaban a su favor. Pensaron en la mediación de Agripino Núñez Collado, ya sin Madre y Maestra, pero lo quisieron fuera de la sacristía. Cura viejo no cae en gancho. De tanto confesar conoce al pecador a las primeras palabras. Entonces consideraron la Junta Central Electoral, sin darse cuenta de que su presidente, Julio César Castaños, es abierto, afable, pero también guabinoso. Culebra no cae en lazo. Sin mediación posible, miraron hacia el Palacio Nacional. Que Danilo Medina se olvidara de que era miembro de un partido, jefe de una facción, y asumiera de árbitro nacional. Se usó la palabra cumbre. Incluso parece que al mandatario le sedujo la idea. Solo que hay cosas que no puede tratarse por los periódicos, sino de manera personal. Para eso sirven los espacios de diálogo. Aunque por igual deben crearse los ambientes. No puede buscársele el lado y a poco denunciarlo o acusarlo de crímenes de guerra. Y eso sucede en colectivos en que cada cabeza es un mundo...
SACANDO CUERPO.- Llama la atención que el alto empresariado no haya vuelto a meter baza en la Ley de Partidos o que quedara satisfecho con las designaciones en las altas cortes. Alguna razón tuvo que haber para que se recogiera y como zapatero volviera a sus zapatos. ¿Cambio en la dirección de sus organizaciones o en las relaciones con el gobierno o mejores  políticas públicas? La verdad que se produjo un respiro, y ese respiro se lo debe el Palacio Nacional al movimiento Verde, a las consignas en las marchas y a los manifiestos que se salían de madre. Una cosa es el apoyo oculto de uno que otro hombre de empresa, que por simpatía, o para evitarse problema colabore económicamente, y otra, el respaldo corporativo que creaba condiciones para gestas mayores. Ahora no hay alfombra roja, tampoco premio Soberano. Ese retraimiento tiene consecuencias políticas inmediatas. Los partidos de oposición por igual quedan a la intemperie y tienen que valerse por su cuenta a sol y sereno, sin la cobija de los poderes fácticos. El involucramiento de los empresarios era estratégicamente importante, pero tantos comunicados y galloloquismo obligó hacer lo que los partidos todavía no hacen: pensar las cosas dos veces, y en la segunda abandonaron la lucha ajena...
EN CAMPAÑA.- Con la Ley de Partidos o sin la Ley de Partidos, la política dominicana entrará en campaña, sean cuales fueren las condiciones del debate o la circunstancia de la lucha. No es verdad que la decisión que tome el PLD va alterar la situación, y la organización que no sepa salirse de ese encierro, pasar esa página, verá mermar sus posibilidades. Las oportunidades no llaman dos veces. Lo de Danilo Medina y Leonel Fernández es lo de Danilo Medina y Leonel Fernández. Y visto en esa perspectiva, solo a ellos concierne. Si Fernández tragó en seco una vez ¿por qué no hacerlo de nuevo? Si Medina usó magia o brujería en una ocasión, ¿qué haría ahora más difícil la partida? Cuando se entra a considerar realmente el problema, se tiene que no es Fernández el problema, sino unos incontrolables que se pasan de entrenamiento. Nada más hay que observar a los medios. No es Cataluña, son unos catalanes. Total, que en la oposición se levantan tiendas de campaña para acoger a los rápidos y furiosos que estén cansados de la comodidad de la casa grande y quieran probar velocidad en las carreteras. Siempre aparece Vin Diesel, pero con un vehículo diferente. ¿Cuántos se fueron la última vez? Nadie recuerda ni los recuerda...
Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do