Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

martes, 24 de octubre de 2017

Camarona a Hipólito

TINTA MOJADA.- El dominicano va a tener que acostumbrarse a no leer historia antes que la tinta se seque, pues corre el riesgo de que los hechos cambien o que la interpretación sea apresurada y no la verdadera. Por ejemplo. Se pensaba que Miguel Vargas había ganado la partida del 2008 atento a él, a sus fuerzas reunidas en el PRD de entonces. Igual que Luis Abinader superó la prueba del 2016 por su propia cuenta. Sin embargo, eso no es lo que se dice en El Evangelio según San Hipólito. Ayudó al primero y dejó pasar al segundo. Interesante situación.
Danilo Medina no tira piedras para atrás, pero Mejía sí corrige el pasado. Nadie espera que sus expresiones de perdonavidas den lugar a un debate con fundamento. Que sería aleccionador y contribuiría a tener mejor perspectiva de futuro. El papel de Mejía en esas dos ocasiones podría explicar la derrota sufrida por el PRD con Vargas o la del PRM con Abinader. Si Mejía fue el elemento crucial, los candidatos en ambas ocasiones fueron inorgánicos. Aprovecharon expectativas ajenas, se beneficiaron de circunstancias que ahora se explican…
HUEVO EN CANASTA.- La historia del 2008 con tinta mojada fue que Miguel Vargas derrotó internamente a Milagros Ortiz porque dispuso de mayores recursos económicos. La sorna hizo una de las suyas: Papeleta mató a menudo. Sin embargo, con tinta seca se tiene otra versión. Hipólito Mejía puso sus huevos en la canasta de Vargas. Un hecho corriente y frecuente en el PRD. Cuando una tendencia no puede por sí sola, el apoyo táctico de otra facilita el propósito. El punto nunca fue aclarado, pero no dejó de extrañar que Mejía prefiriera respaldar a su secretario de Obras Públicas y no a su vicepresidenta. La tonadilla al canto: Así fue, así pasó. No debe olvidarse que en ese entonces el grupo de Mejía era imbatible. Ortiz se hizo con la sociedad civil, pero Vargas se quedó con el PRD. Todavía la sociedad civil le guarda esa a Vargas, y mucho más después de la apostasía del actual canciller, jurando por la bandera del PLD, asociándose al proyecto constitucional de Leonel Fernández primero y después a la reelección de Danilo Medina. Ese es el presente, y la política de manos de la circunstancia, pero en el pasado –cercano o distante– Miguel Vargas fue delfín de Hipólito Mejía. Cuando el expresidente habla ahora, y lo hace con la boca llena, sabe lo que dice…
LA HISTORIA, ENTONCES.- Lo mismo sucede con Luis Abinader. Lo que se sabe es que le ganó la consulta interna a Hipólito Mejía y fue candidato del PRM en el 2016, después de ser su compañero de boleta en el 2012. Sin embargo, los seguidores de Mejía tienen otra versión. Ellos dicen desde entonces que Mejía no quería ganar, que inexplicablemente le dejó el camino libre a Abinader y no reaccionó como era propio que hiciera ante acciones indebidas. Incluso cuentan que el día de la consulta, ya llegada la noche, y conociéndose los resultados, fueron a verle. Buscaban orientación y andaban en ánimo de pelea. Llevaron evidencias de que la competencia no fue limpia, de que en su contra se usaron malas artes y de que había que protestar lo ocurrido. Nada de nada. Mejía les dijo que dejaran eso así y fue donde Abinader y prácticamente le levantó la mano. Aunque sí hay un hecho que conocen pocos, que no se comentó en su momento y que pertenece a la historia. Seca la tinta, la referencia se impone. Instruyó que se hiciera una carta a la comisión organizadora, en la que se diera cuenta de todas las irregularidades, pero que no se enviara. Que se guardara, como dije, para la historia…
ALERTA CAMARONA.- Que se sepa, nunca volvió a hablarse de la carta. Aunque viendo la reacción de inicio de semana, podría decirse que volvió a leerla, o por lo menos pudo recordarla, y quiso dar a conocer su estado de ánimo. Fiero, decidido, de combate abierto, o como se dice ahora, hasta las últimas consecuencias. ¿Por qué Hipólito Mejía se expresa de manera tan contundente respecto a sus aspiraciones presidenciales? No debe perderse de vista que habla al interior de su partido, pues todavía no es candidato, y la cartelera en que enfrentará a Abinader no tiene fecha. El está viendo o le están haciendo ver que en el actual proceso están repitiéndose las situaciones de antes. De que Abinader y su gente están actuando con alevosía y que conviene ponerse en alerta, decir uno o dos carajo y evitar que se le burle de nuevo. Hice referencia semanas atrás a una carta en que se reclamaba a la dirección del partido o una comisión creada al efecto resolver anomalías que se habían detectado. Después de eso hubo una reunión y parece que se coló un café claro. No obstante, el jueguito sigue, y con el can de los comités afectivos le están preparando una camarona. Como se dice en las bodas: hable ahora o calle para siempre…
Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do