Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Partidos sin padrón

EL PROBLEMA, EL PROBLEMA.- El problema es problema porque los partidos por años se negaron a resolverlo. El problema no es de primarias abiertas, el problema es de partidos sin padrón. O que en el hipotético caso que lo tuvieran, no sería confiable ni creíble. El padrón abierto se presta a la manipulación, al voto prestado, a resultado impuesto desde fuera. El padrón cerrado tiene su  historia, y no es buena. En cada ocasión se denuncia fraude.
¿Por qué en el PLD se habla de un nuevo padrón? Los peledeístas saben o por conocimiento o por intuición que su registro exagera. Que su universo no llega a 2 millones 800 mil miembros. Y tienen decidido corregir la situación. ¿Por qué el PRM se apura en confeccionar una nómina de militantes a los fines de su convención? Si la tuviera, la tarea sería más fácil. Simple depuración. Pero no. Tanto en el  PLD como en el PRM serían reinscripciones, y esa situación recrea un panorama fallido. Ninguno de estos dos partidos está en condiciones de realizar unas primarias cerradas. Incluso ya empieza a hablarse de un transitorio. Dar un plazo para que hagan un registro de votantes y cada cual valerse de sus propios medios...
LO CAMBIANTE.- El transitorio no sería problema consignarlo, el transitorio sería problema cumplirlo. Si se hiciera recapitulación se tendrían muchos transitorios pendientes o que se vuelven impertinentes. La ley que estableció el voto preferencial para diputados, acordó lo mismo para los regidores. Solo que a partir de las municipales del 2020. Ahora que se acerca la fecha, ni la Junta Central Electoral quisiera verse en ese trance. Lo que se condiciona a futuro, a futuro se queda. Los transitorios al final resultan damnificados, o de la ley o de la circunstancia. Una por precaria, la otra por hostil. Nadie lo piensa ahora, como tampoco al momento de decidirse, pero esas elecciones de febrero darán agua a beber cuando (ya, posiblemente) se advierta que el cántaro está roto e imposible de ir al río. Las reformas en este país se hacen a la ligera. Considerando el corto plazo y sin apreciar un hecho cierto: Lo cambiante de la sociedad. El oportunismo político hace lo demás, y lo demás es desbaratar o echar por tierra lo que se creía perdurable. El dominicano vive de reversa, como la guagua de Juan Luis Guerra, y de ese temperamento se deriva el viceversa que caracteriza la comunidad nacional. ¿Cómo tener instituciones si cualquier golpe de viento destruye sus cimientos?
ESO NO ES.- Ahora se toma de excusa para no llegar a consenso las diferencias o lucha de liderazgo entre Leonel Fernández y Danilo Medina. Esa confrontación con sus matices viene desde el 2006 cuando el hoy presidente renunció a la secretaría de la Presidencia y dedicó todo su tiempo a buscar la nominación. Ese pleito por tanto no es cosa de ahora, desde hace mucho, y en ese interregno se conocieron dos reformas constitucionales, y ninguno impidió al otro su propósito. Ellos saben hacer consenso, o por camino real, o por vereda, o -en última instancia-- encuentran un bajadero. Ahora no tiene que ser distinto. La experiencia del sábado: el moderador fue Fernández, el mandatario estuvo presente, y el resultado del comité Político fue todo un mariachi. El obstáculo por ahora no está en el CP, aunque se haga creer, sino en la Comisión Bicameral, que no termina el trabajo, que no rinde el informe, y la pieza no puede someterse al pleno de las cámaras. Será entonces, y solo entonces, cuando deberán hacerse las advertencias al comité Político, o al PLD en su conjunto, de que no aplique su mayoría mecánica y la legislación sea según su deseo y voluntad. Mientras tanto lo que suceda en el partido oficial, que suceda...
EL APORTE.- Lo que deben hacer los partidos que no son el PLD, o el llamado Bloque Opositor, es presentar formas, maneras, fórmulas, modalidades, que superen el tranque de las primarias simultáneas y padrón abierto y cerrado. Si no se considera apropiada la idea de Danilo Medina o la de Leonel Fernández, sugerir una tercera, o una cuarta, y hasta una quinta. Todas las combinaciones posibles. Si no se quiere traje morado, que el sastre tenga a manos otras telas. Medina se constituye en ocasiones en un designio superior porque sus oponentes lo consienten, o crean las condiciones para que se salga con las suyas. La circunstancia le provee suerte, pero no siempre, ni tiene que ser siempre. Un grupo de partidos toman el camino de la Junta Central Electoral y entre lloros piden que los auxilie, que promueva un diálogo contra el PLD. El organismo sabe en lo que se mete, pero sin olvidar que las camisas de once varas se pasan de holgadas. Nadie puede predecir lo que sucederá finalmente con la ley de partidos, de si será PLD, que siempre tiene buffet preparado, u oposición, que solo sabe quejarse y denunciar. Ahora, como van las cosas, las primarias simultáneas serán los escáneres de la ocasión...
Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do