Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

martes, 12 de septiembre de 2017

Otra más

Otra adolescente de 16 años ha perdido la vida en un macabro suceso que envuelve intento de violación sexual y saña homicida que amerita una investigación completa de las autoridades.
 Se trata de la niña Kimberly Adón, a quien unos amigos la invitaron a salir el sábado aparentemente a un encuentro festivo y horas después fue llevada moribunda al hospital traumatológico Ney Arias Lora por una unidad del 911.
 Presentaba signos de haber sido estrangulada, aunque la versión inicial que se dio al hospital fue de que había sido víctima de un accidente de tránsito.
 La versión que maneja su familia es la de que la joven Kimberly al parecer se resistió a un intento de violación sexual y por eso fue aniquilada con violencia y que, para borrar huellas, los homicidas simularon un accidente pasándole un vehículo por encima de su cuerpo.
 Pero ahora resulta que ninguna de las personas que la convidaron a salir la noche del sábado aparece para ofrecer explicaciones.
  Esto obliga a la Policía a identificar, buscar e interrogar a esas personas para esclarecer este crimen, que ha conmovido a sus maestros y compañeros del liceo Enma Balaguer de Vallejo, de Sabana Perdida, así como a su vecindario.
 Este lamentable caso se une a otros que han ocurrido recientemente en el país que involucran a menores de edad  como víctimas de abusos sexuales, en medio de una vorágine de feminicidios que no hay maneras de frenar.
 Sirve de espejo a nuestros adolescentes para que hagan conciencia de que su vida discurre entre muchos riesgos, el más común de los cuales es el del acoso o la violación sexual en tiempos en que las relaciones comienzan más temprano de la cuenta y en el que muchos ambientes, donde suele ir la juventud, lucen contaminados con la presencia de adictos a las drogas, las bebidas alcohólicas u otras sustancias alucinógenas.
 Es hora de que frente al caso Kimberly las autoridades puedan dar una explicación cabal de las circunstancias en que resultó muerta, sin omitir detalles.
Tomado del editorial de
Otra másde la fecha