Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

miércoles, 13 de septiembre de 2017

¿Derecho a qué?

Una claque vociferante -exhibiendo atuendos verdes y evidentemente acarreada como ganado-, ocupó la tarde del lunes la acera frontal de la torre Caney de la avenida Anacaona para esperar bajo repudio la llegada a sus casas de Víctor Díaz Rúa y Ángel Rondón, que por pura coincidencia viven en el mismo edificio...
... Pero resulta que esos dos ciudadanos no residen solos en esa torre tan grande, sino junto a otras 39 familias con derecho al libre acceso a sus hogares y a la seguridad y tranquilidad que la bullanga callejera puso en peligro, además de tener que soportar los pitidos y tamboreos constantes de aquella claque sin oficio.
Hasta esta nueva expresión de “protesta política”, una de las pocas cosas que la barahúnda callejera siempre respetó fue precisamente el espacio familiar, en el entendido de que una familia entera no puede tener responsabilidad en las acciones de uno de sus miembros, así sea el cabeza de esa familia. Menos aún sus vecinos.
En el caso de la “protesta” del lunes la situación se agrava porque todos los residentes en Caney fueron metidos en el mismo paquete y acusados de “ladrones y corruptos” a pesar de que el administrador del condominio -que también es propietario-, pertenece y hasta ha sido coordinador de una de las entidades de la sociedad civil que lideran el fracasado Movimiento Verde.
La mayoría de quienes viven en Caney jamás han participado en política partidista. Entre ellos, en cambio, hay deportistas destacados como Sammy Sosa y Julio Lugo; empresarios del prestigio de Mario Lama y su esposa doña Elsa; César de los Santos; Leopoldo Castillo y familia; y otras muchas personalidades conocidas y respetadas.
... Una gleba insurrecta
El grupo de individuos que acudió a la torre Caney dizque a repudiar a Díaz Rúa y a Rondón, estaba compuesto por elementos que de lejos se veía eran tígueres acarreados de los barrios capitaleños que no actúan gratuitamente. No eran muchos -probablemente no llegaban ni a 50-, pero rendían como si se tratase de miles...
... Jamás dejaron de pitar, tamborear y moverse de un lado a otro. Se hacía evidente que el propósito era molestar a todos los vecinos del residencial. Se estacionaron desde la media tarde y aún entrada la noche no se habían marchado.
Ante la indiferencia de la fuerza pública para despejar el área -a pesar de que se le solicitó por diversas vías-, la mayoría de los residentes en Caney se vieron precisados a utilizar un paso alternativo a la Anacaona para entrar y salir de sus casas porque veían amenazada su seguridad.
La Anacaona está en la ruta presidencial porque es utilizada diariamente por Danilo Medina al salir y regresar de su casa de la avenida Enriquillo. Por esa razón a lo largo de toda esa vía hay vigilancia militar y policial, aunque muy discreta. Ninguna manifestación bulliciosa puede pasar inadvertida por los organismos de seguridad.
...Posibles consecuencias
Desde el punto de vista moral, ninguna familia está dispuesta a aceptar que un grupo de tígueres la agreda en su propia morada. Por eso la gravedad de que el tipo de acción como la del lunes termine de mala manera y cause una tragedia.
Si lo que se buscaba era protestar la salida de prisión de Díaz Rúa y Rondón, ¿por qué no hicieron esa manifestación frente a la cárcel de Najayo, sabiéndose con exactitud la hora en que esos dos ciudadanos abandonarían la prisión?
La respuesta es sencilla: ese tigueraje cobró para fastidiar a los residentes en Caney... ¿Qué quién los envió? Más sencillo aún: los coordinadores de Marcha Verde... que empezaron a cortejar la tragedia.
Por César Medina ;-
lobarnechea1@hotmail.com