Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

viernes, 25 de agosto de 2017

PLD, PRM y padrón

DÍGANME DEL PADRÓN. ¿En qué estará el nuevo padrón del PLD del que se habló meses atrás, fue incluido como moción en la reunión del Comité Político en que fueron conocidas las resoluciones del Congreso y aprobado por el Comité Central como si fuera reglamento? La pregunta parece ociosa, y hasta impertinente, pero a menos que sea un operativo secreto, nadie menciona el asunto ni se sabe de un “esfuerzo concentrado” con el propósito de reinscribir a miles de peledeístas.
Además, llevar a cabo esa tarea provocaría una movilización difícil de disimular. La idea se atribuye a Franklin Almeyda y la intención sería transparentar el registro de militantes y tener más control de la gente en un partido que desborda sus proporciones. El padrón es un elemento importante, pues no sería lo mismo servir mesa para cinco que para diez. Aprovecha llevar buena cuenta de sí, y más si las primarias se realizarán con cargo al empadronamiento propio y no de la Junta Central Electoral. El trabajo parecería fácil: dar nombre, número de cédula y dirección. Sin embargo, no lo es...
 
EL ÁNIMO DE AHORA.- El empadronamiento no sería fácil, pues los peledeístas de ahora no son iguales a los de antes, y los de antes se contagiaron y dañaron con los de ahora. Además hubo un reciente escrutinio que provocó alarma. Por lo menos en la alta dirección y en relación con los miembros del Comité Central. Para favorecer el pronto conocimiento y aprobación de los nuevos reglamentos, se tuvo la brillante y utilitaria idea de imprimir unos cuadernillos, y se invitó a los compañeros a que  retiraran ese material previo al evento. El propósito era que leyeran las normas, hicieran sus observaciones y fueran preparados a la reunión del CC. La verdad que le hicieron el caso del miso. No se preocuparon de recoger el impreso ni consultar el digital. Los peledeístas no están en ánimo de estudiar mucho ni participar en reuniones. El “reunionismo” de tiempos de Juan Bosch es cosa del pasado, y buscando culpables puede encontrarse con el Comité Político que da el mal ejemplo. El PLD es un partido de ociosos, un cuerpo entregado a la holgazanería en que pocos órganos funcionan. Las viejas lecciones de anatomía de que la función hace al órgano fueron olvidadas, y cada cual se ocupa de su vida personal, de sus ascensos, de sus posiciones, y no de la vida orgánica del partido que provee, sustenta y hace posible el desarrollo individual. Así que el reto es grande y el tiempo insuficiente. La percepción es de que se quisiera dejar eso así...

TAMBIÉN AL PRM.- Igual pregunta hay que hacerse respecto al PRM, otro partido que habló de padrón, e incluso se puso plazo. Dijo que lo tendría listo en 45 días, y esos 45 días, si no pasaron,  falta poco. El padrón también es importante para el partido Moderno, pues como es un desprendimiento, y tuvo que ocuparse rápidamente de una faena electoral, no tiene un registro confiable de sus miembros. Lo que considera padrón, o una parte quisiera se considerara, es un patrón. Una guía, una muestra. Además del caso de las primarias. Todavía no se determina la modalidad a consignarse en la ley, pero los perremeístas están de acuerdo con la simultaneidad, siempre y cuando sea con su propio listado. Los detalles que se conocen no apuntan en la mejor dirección. El perremeísta es el perredeísta de nuevo cuño, pero con los mismos vicios del viejo. La dificultad fue siempre que no se quería inscribir porque entendía que ya estaba escrito, o que la inscripción no era necesaria, pues ¿cómo se inscribe una emoción? Se advierte ahora el fracaso de los operativos por la poca presencia de los potenciales interesados, y sobre todo la falta de entusiasmo. Situaciones que sin duda obligarán a volver a prácticas que deberían superarse, pues originaron los problemas del pasado...

NI FILAS NI PAPELES.-  Luis Abinader por un lado e  Hipólito Mejía por el otro, aunque a veces coinciden en un lugar del interior, andan animando a los compañeros para que se inscriban. El resultado, sin embargo, se hace esperar. Con uno el día se va en chercha y con el otro en compromiso. En ninguno de esos encuentros se observan filas de compañeros ni facilitadores con  formularios en la mano. La convención debía realizarse en septiembre, en cumplimiento de su propia ley, pero hace mucho que no. Lo cual era muy normal en el PRD, y ahora en el PRM, pues como dice el refrán, todo lo malo se pega. Aunque se garantiza que la consulta se llevará a cabo este año. ¿Puede hacerse en cuatro meses lo que no se pudo en ocho? Entre perremeístas te encuentres. La convención del PRM es lo más parecido a la ley de Partidos. Se trabaja y se trabaja, y se garantiza que en esta legislatura, y la legislatura pasa, y vuelve y se dice que en esta legislatura, y siempre hay una legislatura. Nadie habla mentira, solo que la verdad es precaria, y con una verdad precaria difícilmente se vaya al colmado. El dominicano tiene entre sus muchos defectos dejar tareas pendientes, y por eso nunca promueve curso de manera completa. Las pruebas nacionales después se los lleva por delante, y el resto de la historia se conoce de tanto repetirla...
Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do