Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

domingo, 27 de agosto de 2017

Paritorio y burla

El presidente de la Junta Central Electoral (JCE) lanzó un grito que ha retumbado en los oídos de todo el Gobierno y el resto del país que está presenciando cómo aumenta cada año el presupuesto en Salud Pública para satisfacer la demanda de servicios médicos, no solo de los dominicanos, sino de millares de haitianos ilegales que cruzan nuestras fronteras en interminables “tours de embarazadas”.
Consciente del rol que le corresponde como líder de una institución que es la garante de un registro civil al que se aspira sea robusto y sin ningún tipo de mácula, Julio César Castaños Guzmán le ha advertido al Gobierno que se debe poner un punto final al “paritorio” de haitianos en que se ha convertido la República Dominicana ante la mirada indiferente de las entidades que deben frenar esa práctica lesiva a la identidad nacional.
Pienso, y no creo equivocarme, que los miembros de la actual Junta Central Electoral, ante la delicadeza del caso, han querido poner cada cosa en su justo lugar para no cargar, en un futuro, con responsabilidades que son de las competencias de otros organismos del Estado.
Se estiman en miles las parturientas haitianas que cada mes vienen a distintos hospitales del país a parir bajo el alegato de que en Haití carecen de centros hospitalarios y las condiciones de salubridad no son las más adecuadas.
Solo en la maternidad San Lorenzo de Los Mina, de enero a julio de este año, se han registrado 754 partos de madres haitianas, de los cuales 490 han alumbrado de manera normal, mientras a 264 de esas parturientas se les han practicado cesáreas.
Ninguna de estas extranjeras pagó un centavo por ese servicio, lo que obviamente ha sido cargado a la cuenta del centro asistencial.
De acuerdo a los informes contables de que disponemos, el costo de un parto normal en la maternidad de Los Mina ronda los 35,000 pesos y una cesárea 45,000 pesos.
Pero para que tengamos una idea del grave problema que acarrea la permisividad con que las autoridades migratorias han manejado el tema de permitir el libre paso por la frontera a las haitianas embarazadas para que den a luz en los hospitales dominicanos, solo hasta el año 2016 la Junta Central Electoral registró en el libro de extranjería 45,127 niños nacidos en el territorio nacional, en la inmensa mayoría haitianos.
En términos de recursos estaríamos hablando que el Estado dominicano estaría subsidiando con más de 1500 millones de pesos los partos de las haitianas que alumbran en los hospitales dominicanos.
Como dijo el presidente de la JCE, Julio César Castaños Guzmán, “esto hay que detenerlo”. Esto no debe quedar en un simple enunciado sin que se tomen los correctivos que nos evitarían mayores contratiempos con el tan zarandeado tema migratorio.
República Dominicana no puede seguir siendo objeto de una burla por parte de las mafias haitianas en contubernio con autoridades fronterizas que a sabiendas de que entran con el propósito de parir aquí lo permiten, convirtiendo a nuestro país en el “Paritorio de los haitianos”.
Por Fabio Cabral ;-