Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

miércoles, 2 de agosto de 2017

De Lucía a Rubén

LA RESIGNACIÓN.- Había dicho que, al Lucía Medina despedirse de sus colegas el último día de la legislatura, estaba resignando la posibilidad de un segundo mandato en la presidencia de la Cámara de Diputados. El problema no era ella, y no podía serlo. El problema era el hermano Presidente de la República. Ella lo entendió a tiempo y fue prudente. Ni siquiera amagó. Los estaban acechando, o más bien a él a través de ella. Las aspiraciones continuistas de la hermana iban a cargárselas al hermano. Y peor aún. Iba a interpretarse que lo que ella intentara en la Cámara de Diputados, él lo haría en la Presidencia de la República.
La política no tiene entrañas y que nadie se sorprenda del sacrificio de género. Los escenarios de Lucía Medina tienen que subordinarse a los escenarios de Danilo Medina. Incluso, y es interesante, el acecho era igual adentro que afuera. Adentro se hablaba de cumplimiento de acuerdo, y desde la noche del lunes se celebra, afuera se apostaba a una situación en que se desatarían los mil demonios. Con la reiteración del Comité Político, la espoleta se coloca de nuevo en la granada...
LA NOBLEZA.- Lucía Medina hizo una buena gestión en la presidencia de la Cámara de Diputados, y no lo dicen sus publicistas, sino que fue reconocido por sus compañeros de partido, e incluso por colegas de oposición. El Comité Político se vio obligado a nobleza e hizo en la ocasión poesía coral. Y no podía ser de otro, ya que ella no fue obstáculo en ningún momento y se quitó del medio para que fluyeran los acuerdos. Los seguidores de Leonel Fernández ganaron una batalla -estratégicamente- importante, pues como habían creado las condiciones anímicas para que el oficialismo faltara a la equidad, y desconociera el compromiso, con el resultado a manos dieron a entender que le habían doblado el brazo a Danilo Medina...
UN CHISME MENOS.- El PLD amaneció el martes con un chisme menos y la oposición en general sin expectativas de reelección. Rubén Maldonado será el nuevo presidente de la Cámara de Diputados y no Lucía Medina. Los oponentes internos deberán buscar ahora otros elementos o situaciones o razones para mantenerse como víctimas. Ahora bien ¿qué pasó en el Senado de la República, donde José Rafael Vargas no se quedó con el moño hecho, pero sí con el peine en la mano? En las tertulias de senadores se comentaba que lo que sucediera en una cámara debía replicarse en la otra. El asunto no era de nombres ni de colindancias ni de parentelas, sino de alternancia. De que más de un legislador oficialista pudiera dirigir, administrar y proyectarse social y políticamente. Dije que Reinaldo Pared era un equilibrista, y que el sentarse a la diestra del padre en las reuniones del Comité Político le daba ventaja...
LOS VILLALOBOS.- En el encuentro del comité Político del pasado lunes estaba prevista la asistencia de los tres encartados por Odebrechet que pertenecen a ese organismo. En el caso de Temístocles Montás se daba por seguro. Sin embargo, se varió la estrategia ese mismo lunes en el almuerzo del grupo OTAN, donde se afinan posiciones y se hacen cálculos y apuestas. Se discutió el asunto y se decidió que en vez de presentarse como si no hubiera pasado nada, era mejor esperar el trámite burocrático. Que se conocieran las comunicaciones que se enviaron al efecto, que estas fueran rechazadas y el propio CP que los llamara. Protocolo, formalidad, lo que se quiera, pero así se acordó, y así se hará. Si la Constitución los presume inocentes ¿por qué debe el partido condenarlos? Eso sería dejar que Odebrecht les resbale...
Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do