Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

miércoles, 9 de agosto de 2017

Artificios para el engaño

Es una aberración desmedida el valerse de la condición de médico para inducir a sus pacientes a someterse a algún procedimiento diagnóstico o quirúrgico, solo porque recibe sustanciosas “coimas” para que haga esos referimientos o prescripciones.
Es también aberrante que médicos o enfermeras de maternidades se presten, igualmente por dinero, a desalentar la lactancia materna para sustituirla con fórmulas lácteas que les regalan, como señuelos, algunas firmas comerciales.
Y aberrante es, además, montar negocios en los alrededores de hospitales públicos para que, desde adentro, los cómplices les refi eran pacientes para realizarles exámenes de laboratorios, adquieran medicamentos, insumos para la salud y se sometan a radioterapias, tal vez sin que los necesiten tanto.
Otra aberración de clínicas privadas es la de no atender o internar a pacientes que carezcan de 50,000 pesos o más como “depósito de garantía”, una exigencia que parece estar primero que la obligatoria responsabilidad de salvar vidas.
¿En cuál fundamento legal se apoya esta medida? ¿Quién establece los montos de esos “depósitos de garantía” sin los cuales no procedería una atención de emergencia a un paciente que llega requiriendo rápidos y cruciales auxilios médicos para proteger su salud? Estas prácticas se han generalizado en nuestro sistema de salud, corrompido por tantos artifi - cios para el engaño, puntualmente denunciados por el LISTÍN DIARIO en diferentes series de reportajes inspiradas en la necesidad de promover una profunda profi laxis en este sector.
Lo peor es que muchos lo saben y lo callan.
Pero por culpa de esta complicidad y este silencio, estamos jugando con la vida y con la salud de los ciudadanos, descaradamente, impunemente.
Hay que desenmascarar y desterrar este entramado de aberraciones y engaños, asumiendo la defensa de la salud de los dominicanos como una lucha de alta prioridad nacional.
Tomado del editorial de
Artificios para el engaño
de la fecha