Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

jueves, 13 de julio de 2017

¿Qué pasará ahora?

¿EN QUÉ PIE?.- Nadie puede asegurar en qué pie está parado el caso Odebrecht. Si en el pie del Procurador, de la Suprema Corte de Justicia o de los imputados. Aunque hay otro, solo que cojea. El de la política. Los sometimientos crearon una situación, las primeras medidas de coerción cambiaron el orden de los factores y la apelación modificó el ánimo de manera casi unánime. Lo que se discute en estos días no es la causalidad, sino la casualidad. Jean Alain Rodríguez era el detective de la película, una especie de Capitán América, hasta que apareció Miriam Germán, una verdadera Mujer Maravilla.
A los medios u opinantes ya no les interesa tanto la suerte de los encartados como el sustento de la acción y de la reacción. Si la razón de Rodríguez o la de Germán. ¿Qué puede hacer el Procurador para posicionarse de nuevo, o qué puede esperarse de un juicio de fondo si los jueces pusieron al descubierto sus afiliaciones doctrinarias? La Procuraduría tiene tiempo para investigar más a fondo, pero la impresión que se tiene no es muy alentadora. Existe el convencimiento de que en el primer inning mostró la pobreza de sus lanzamientos y que difícilmente pueda enriquecerlos sobre la marcha…
ERA PREVISIBLE.- Lo sucedido sucedió, pero lo sucedido fue advertido con tiempo. Si el expediente se instrumentaba a lo loco, se apresuraba y solo se tenía en cuenta lo que se dijera en Brasil, sin mal viento ni marea alta naufragaría. Interesante situación. Los mismos sectores que urgían al Procurador, ahora que se evidencia el fracaso, los descalifican. Nadie sabe si en alguna Jean Alain Rodríguez tuvo un librito propio, pero tampoco se quiso que lo aplicara, y ni siquiera se leyó. Se le recomendó que pensara con cabeza ajena. La cabeza de Brasil, o de Norteamérica. El clamor fue simple. Lo que diga Brasil es lo que va, y lo que faltara debía completarse en USA. Eso fue lo que hizo, y ahora comprueba que “todo diablo es candela”…
A POLITIQUEAR.- Los encartados en libertad no harán lo que el Procurador alegó para mantenerlos en prisión: ocultar pruebas o disponer de sus cuentas, a menos que no las pusiera a buen recaudo. Lo que sí van a hacer, y están haciendo, es política. Por lo menos los viables. Temístocles Montás y Andrés Bautista. Bautista fue recibido en su partido, el PRM, como un héroe de guerra, y su discurso fue de desafío, de lucha. ¿Quién se atreverá a disputar la presidencia que reasume con tanto fervor de parte de sus compañeros? Entre los perremeístas puede aparecer gente que piense torcida, pero no que llegue a la locura. Además, Hipólito Mejía y Luis Abinader tienen lo que querían. Un Andrés Bautista en condiciones de dirigir y arbitrar un proceso interno que no será como manda la ley nueva o la ley vieja, pero sí un consenso que se impone desde arriba. A ver si se entiende…
COMO DIJO KEYNES.- Temístocles Montás desde un principio conservó su sonrisa como marca política e hizo de su aparente desgracia una plataforma de lucha. Si le hubieran borrado la sonrisa, o sufriera de depresión como otros, se escondería en los aposentos de su casa. Todo lo contrario. Se fue al Mirador a caminar o correr, a mantenerse en forma. En salud. Las palabras que pronunciara al salir de Najayo fueron un borrador –si se quiere-- de lo que será su posición en lo inmediato. No solo es inocente, sino que el Procurador deberá pedir perdón por el agravio, y citó un precedente que no se conocía, pero que nunca será replicado en el país. La situación queda clara. Con Andrés Bautista haciendo política por su lado, y Temístocles Montás por el suyo, la autoridad no podrá volverlos a la cárcel. Es más, o se muere el rey o se muere el caballo, o Jean Alain Rodríguez no estará en la Procuraduría…
Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do