Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

viernes, 9 de junio de 2017

Temo: ¡qué pierde!

Es probable que el más perjudicado con el caso Odebrecht sea Temístocles Montás, por su trayectoria política con prédica abundante sobre la transparencia pública, la honestidad y el buen comportamiento profesional, valores que se atribuyó siempre para creerse con condiciones presidenciales. Su gran error fue, precisamente, emprender una carrera hacia el poder sin contar más que con las condiciones que él mismo se atribuía. Porque lo llevó a buscar dinero incesantemente para sus campañas pre-electorales -lo mismo que hacen todos los políticos-, pero que en su caso una vieja amistad con el empresario Ángel Rondón hicieron juntar “el hambre y las ganas de comer”, como dice usualmente la gente de la calle.
Temo acaba de perder la batalla no sólo por la Presidencia que tanto ambicionó y de la que se creía merecedor, sino también dentro de su propio partido en el que se granjeó malquerencias y provocó decepciones. Denunció a Leonel Fernández después de haber disfrutado de su afecto, altos cargos y reconocimientos durante los 12 años de su gobierno.Lo mismo esperaba Danilo Medina que hiciera con él al salir del gobierno, sin importar que lo hubiera honrado con dos posiciones ministeriales. Una muestra palpable la dio su hermano José en la campaña electoral pasada cuando se presentó de candidato a la alcaldía de San Cristóbal por el PRM y aliados. La denuncia de Montás contra Fernández -a quien lo unían vínculos políticos y personales que siempre se creyó se sobreponían a las coyunturas del poder-, dejó en evidencia las debilidades humanas que provocan la ambición a lo interno del partidismo dominicano y hasta dónde conducen las aspiraciones ilimitadas de su clase dirigente.
El acoso público
Una coyuntura social muy especial y el acoso público han colocado hoy a Temo al borde de uno de los derrumbes políticos más espectaculares de los últimos tiempos pues lo saca no sólo de la carrera en su propio partido sino que también lo mancha para el resto de sus días y sale aporreado de su cargo ministerial.
Temo fue fundador del Partido de la Liberación Dominicana, él y toda su familia. Perteneció al grupo de jóvenes que junto a Leonel, Danilo y Felucho Jiménez propuso y logró el relevo generacional cuando el profesor Juan Bosch comenzó a dar notaciones de una enfermedad neurológica irreversible: Alzheimer.
Miembro de una familia de clase media de San Cristóbal compuesta creo que por ocho hermanos, destacó siempre por poseer una inteligencia natural que desde los niveles básicos de la educación pública lo hizo sobresalir entre sus compañeros, lo mismo que en el bachillerato y en la escuela de Ingeniería Química de la UASD.Ya graduado, muchos de sus compañeros de partido y compueblanos contribuyeron para que marchara a España a realizar estudios de post grado en los que alcanzó excelentes calificaciones para convertirse en uno de los pocos doctores en Economía que tenía el país en aquella época. A su regreso, Bosch lo asumió como uno de sus discípulos más avanzados.
Cercano a Leonel
Antes de la llegada del PLD al poder en 1996, Temo pasó por la Cámara de Diputados como asesor económico durante la presidencia de ese órgano legislativo del hoy presidente Danilo Medina. Ya era uno de los principales teóricos del partido fundado por Bosch. Perteneció al anillo íntimo de Leonel en los años en que declinaba el liderazgo de Bosch, una coyuntura que aprovechó -junto a Danilo y Felucho-, para proponer la candidatura vicepresidencial de Leonel en 1994 que lo catapultó dos años más tarde a la Presidencia de la República. Los leonelistas no le perdonan lo que consideran “una traición” a Fernández. “Nos la está pagando...”, dicen.
Por César Medina ;-
lobarnechea1@hotmail.com